Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alicia Martín: “El libro es un artefacto perfecto para construir”

La artista reinterpreta en el Lázaro Galdiano la recuperación de la colección de este museo en 1939

Escultura 'Anónimos', realizada con libros por la artista Alicia Martín, en el Museo Lázaro Galdiano.
Escultura 'Anónimos', realizada con libros por la artista Alicia Martín, en el Museo Lázaro Galdiano.

El Archivo 113 es el nombre asignado por la Comisaría General del Servicio de Defensa del Patrimonio Artístico Nacional, organismo creado en abril de 1938 por el bando sublevado, al expediente abierto, en julio de 1939, para la devolución al Museo Lázaro Galdiano de los bienes que se habían retirado para su custodia al comienzo de la Guerra Civil. Alicia Martín (Madrid, 1964) se encontró con el archivo en PDF del documento de manera casual, buscando muebles en Internet. La clasificación detallada de los objetos, con su correspondiente fotografía, y las imágenes de las estancias vacías transformadas de nuevo en el espacio original, formaban un conjunto tan fascinante que Martín tuvo muy claro que ante sus ojos estaba la base de lo que sería su intervención en el Lázaro Galdiano para Reinterpretada IV, un proyecto ideado por Rafael Doctor en 2014 por el que, anualmente, un artista contemporáneo es invitado a trabajar dentro de la colección del Lázaro Galdiano.

Con su elemento de trabajo habitual, el libro, pero también con fotografías, collages y esculturas, Martín ha creado una treintena de piezas que viven en paralelo con la colección del museo, en una sorprendente intervención que puede verse del 9 de febrero hasta el 6 de mayo.

Conocida desde hace años por sus piezas escultóricas realizadas con libros, aunque sin desligarse nunca de la escultura o el dibujo, la artista asiente cuando la comisaría, Carmen Espinosa, define la exposición como "muy Alicia Martín, muy personal e íntima, toda una colección de inquietudes". Con centenares de libros recogidos con ayuda de la subdirectora general de Promoción de las Bellas Artes, Begoña Torres, del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la exposición arranca en la misma entrada del edificio, con una reproducción parcial del Archivo 113 y una escultura en equilibrio, en la que junto a libros escogidos aparentemente al azar por sus dimensiones o colorido, se muestra una joya del gran bibliófilo y coleccionista que fue Lázaro Galdiano: la traducción latina del tratado astronómico-matemático de Claudio Ptolomeo.

La artista madrileña Alicia Martín, delante de dos de sus obras, en el Museo Lázaro Galdiano de Madrid. ampliar foto
La artista madrileña Alicia Martín, delante de dos de sus obras, en el Museo Lázaro Galdiano de Madrid.

Dentro, en el suelo del Salón de Baile, se encuentra la escultura esférica titulada Anónimos, construida con más de 2.000 volúmenes de todos los géneros. Allí habla Martín de los motivos por los que utiliza los libros en sus creaciones. "Siempre han vivido conmigo. Vengo de una familia que tenía la casa llena de libros. Siempre me recuerdo leyendo, en el autobús, en el parque, en la cama. Es un artefacto perfecto para construir. Para mí es la prolongación del cuerpo y de la mente. Y no, no creo que el libro digital acabe con el libro de papel. Las cosas se transforman, pero no desaparecen".

En el salón dedicado a los retratos del XIX, ante la dama joven pintada por la artista italiana del Renacimiento Sofonisba Anguissola, Martín se refiere a este momento de denuncias contra el machismo que se vive en todo el mundo. Ella es una de las 3.000 mujeres de las artes y la literatura que integran el colectivo La Caja de Pandora, un grupo de Facebook donde, desde hace tiempo, se recaban testimonios de abusos. "Lucho por los derechos que tengo como mujer y artista y para que no nos sigan poniendo palos en la rueda. Mi hija va a cumplir 20 años y las cosas han cambiado respecto a cuando yo tenía su edad, pero el camino es todavía muy largo".

Martin declina precisar cuándo La Caja de Pandora va a hacer públicos los resultados de las denuncias. "Aquí no hay individualidades. Cuando alguien habla es en nombre del colectivo. No tengo ni idea de si se hará durante la feria de Arco (del 21 al 25 de febrero, en Madrid) o no. Supongo que la comunicación se ejecutará cuando el informe esté listo".