Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Qué diría Pradera?

Jordi Gracia arma con gran sensibilidad un libro sobre la trayectoria del editor a partir de textos escritos por el también lúcido periodista de opinión

Javier Pradera, visto por Sciammarella.
Javier Pradera, visto por Sciammarella.

Seis años después de su muerte algunos de sus amigos siguen preguntándose en momentos de especial zozobra: “¿Qué diría Pradera?”. No necesariamente para coincidir con él, sino por su capacidad para hacer las preguntas imprescindibles y su lucidez para iluminar los ángulos ciegos. Poco dado al protagonismo social, actuó como levadura madre en los territorios profesionales que frecuentó: el periodismo de opinión, sobre todo en EL PAÍS, que le debe una parte sustantiva de su acervo intelectual y moral, y la edición de libros. De esto último trata el título que Jordi Gracia ha armado con gran sensibilidad sobre textos de Javier Pradera, con mínimos apuntes a pie de página.

Los libros le permitieron empezar a soldar la tremenda fractura que había provocado la Guerra Civil en la cultura española y recuperar parte de la memoria que hubo de refugiarse en América. México-Buenos Aires-Madrid fue el triángulo sobre el que pivotó su oficio de editor, definido por él mismo como “el más bello del mundo”. Algunas de sus cartas de los años sesenta, hace apenas medio siglo, nos retrotraen a los tiempos hoy casi inverosímiles de la censura.

Su más memorable herencia editorial fue sin duda el catálogo de Alianza Bolsillo, que en 1984 celebró con solemnidad inhabitual en Pradera sus primeros 1.000 títulos, que permitieron a dos generaciones de españoles acceder a autores esenciales de la cultura del siglo XX que el régimen de Franco se había obstinado en vetar. Volcado sobre la vertiente cultural del oficio de editor, siempre supo que su sostenibilidad dependía del beneficio.

Los libros le permitieron empezar a soldar la  fractura que había provocado la Guerra Civil en la cultura española

A finales de los ochenta tuvo un conflicto definitivo con el accionista mayoritario de Alianza, que decidió poner en venta la editorial convencido de que solo una empresa de mayor tamaño garantizaría su futuro. Pradera intentó sin éxito convencer a Diego Hidalgo de que aceptara una propuesta de los trabajadores, incluso articuló una oferta de un grupo de inversores interesado en mantener la navegación solitaria de Alianza. El libro recoge dos largos y minuciosos informes elevados al consejo de administración en los que detalla sus incansables gestiones, a las que el accionista hizo oídos sordos. Llegado a este extremo decidió poner punto final a sus 30 años como editor, aunque dijera luego que fue la edición la que le abandonó a él y no al revés.

Fue un tiempo de malestar en el que vio peligrar la esencia cultural de su trabajo. En varias conferencias dejó testimonio de que se avecinaban tiempos difíciles en los que grandes conglomerados podían convertir el libro en una mercancía más, sometida a las leyes del máximo beneficio. Ese no era su mundo, que hundía sus raíces en Tito Pomponio Attico, editor de Cicerón hace más de 2.000 años.

Pero los dos últimos textos del libro (El despertar de la bella durmiente y Contra la melancolía o la continuidad del oficio) abren una puerta a la esperanza a través de Internet y los buscadores de red, que permiten una microedición a la medida de lectores cada vez más diferenciados, aunque él no se verá nunca como editor de libros en un soporte distinto al papel. En cualquier caso, escribe: “No podemos convertir nuestros problemas personales, o nuestra mala pata, o nuestra mala suerte biográfica, en una elegía por la decadencia de la cultura occidental o del mundo editorial”.

COMPRA ONLINE 'ITINERARIO DE UN EDITOR'

Autor: Javier Pradera.

Editorial: Trama (2017).

Formato: tapa blanda ( 256 páginas)

POR 22,80€ EN AMAZON.