Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Telegenia musical

'Amar pelos dois' es la nueva 'I Dreamed a Dream', un imán para los grandes momentos televisivos

Hay canciones capaces de generar una y otra vez grandes momentos televisivos. Son imanes de éxito para quienes las interpretan y un valor seguro para las audiencias. Amar pelos dois es una de ellas. Interpretarla en Operación Triunfo ha ayudado al veinteañero Alfred a convertirse en el concursante favorito de un programa cuyo trono está cada vez más disputado. Fue interpretar el tema de Salvador Sobral y que el público terminara por decantarse por él en el televoto. Lo mismo le ocurrió hace unas semanas al actor y cantante Miquel Fernández en Tu cara me suena.

Portugal venció en Eurovisión 2017 con esta balada. El certamen es ya conocido por todos como un acontecimiento televisivo en el que se encumbra la propuesta más viral. Conchita Wurst, Dana Internacional y Lordi, ese grupo de finlandeses tocando heavy con monstruosas máscaras, saben que allí la música es lo de menos.

Solo una parte de los espectadores que votaron el pasado mayo a Salvador Sobral conocían en ese momento los detalles de su enfermedad y de su historia de superación. En su caso, sí fue música. Su sensibilidad artística y el tema compuesto por su hermana Luísa fueron los que conectaron en apenas segundos con millones de personas. Juntos dieron con la aleación secreta que garantiza uno de esos grandes momentos. Cualquiera que venga después y sea capaz de defender el tema con dignidad, logrará un efecto parecido.

Hay infinidad de buenas canciones, pero algunas tienen telegenia. Por ejemplo también le ocurre a I Dreamed a Dream. Sonó en una guionizada audición del Factor X británico en 2009 y, además de convertirse en un fenómeno en YouTube, permitió a Susan Boyle iniciar una improbable carrera musical. Ha vendido 25 millones de discos en tiempo récord. El tema apareció en todos los talent shows posibles.

Anne Hathaway solo necesitó de esos mismos tres minutos musicales para llevarse un Oscar con el musical de Los miserables al que pertenece la canción. Sabiendo de su eficacia, Amar pelos dois no tardará mucho en aparecer de nuevo en la pantalla.

Tres minutos, un Oscar

Sobre la firma

Héctor Llanos Martínez

Redactor especializado en nuevas narrativas audiovisuales (streaming, pódcast, redes sociales) y en el género documental, con varios años como autor del blog 'Doc&Roll'. Formado en Agencia Efe y elmundo.es, antes de llegar a Verne y la sección de Madrid de El País, escribió desde Berlín para BBC, Deutsche Welle, Cineuropa, Esquire o Yorokobu.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS