Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Tendencias BLOGS Coordinado por JORGE MORLA Y ÁNGEL SUCASAS

Luis Quintans, nuevo presidente del sindicato de videojuegos DEV

Tras la renuncia de Ignacio Dolset, implicado en la Operación Hanta, el principal sindicato del sector renueva su directiva

Luis Quintans, nuevo presidente del sindicato de videojuegos español DEV. Ampliar foto
Luis Quintans, nuevo presidente del sindicato de videojuegos español DEV.

El relevo está confirmado. Tras la dimisión de Ignacio Pérez Dolset, anterior presidente de la Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos (DEV) e imputado en la Operación Hanta, la organización ha anunciado este lunes un nuevo presidente. Luis Quintans, CEO del publisher Badland Games, será el nuevo presidente, a falta de la formalidad de ratificación por parte de los socios en la próxima asamblea. Lo acompañarán Curro Rueda como vicepresidente, CTO de Genera Games, una de las empresas españolas más potentes del sector en el mercado de juegos para móviles, con licencias como Star Wars o Frozen de Disney, y Luis Olivan, CEO del estudio independiente Fictiorama Studios, como miembro del órgano de gobierno de la asociación y voz del sector más mayoritario del panorama del videojuego español, en el que una de cada cuatro compañías es incapaz de generar actividad económica.

"Queremos que DEV sea una asociación transparente y abierta hacia todas las sensibilidades e iniciativas de nuestros estudios y profesionales. Nuestra industria se encuentra en un momento crucial, en el que tenemos que ser capaces de generar un ecosistema que sustente el crecimiento y consolidación de nuestras empresas, la generación de nuevos proyectos y la producción de propiedad intelectual, con una especial atención a los muy numerosos pequeños estudios independientes", declara Luis Quintans en el comunicado de prensa de este anuncio.

La elección de Luis Olivan como representante del sector independiente en el órgano de gobierno de la junta se puede interpretar como una mano tendida tras el manifiesto, firmado por 37 estudios independientes, en el que se pedía al DEV un mayor esfuerzo de comunicación y representación de este sector de la industria en sus actividades. Olivan y sus hermanos dirigen un estudio que ha firmado un juego de notable repercusión internacional, Dead synchronicity, y cuentan con una gran reputación personal entre el sector independiente español.

Nueva junta directiva de DEV

Presidente: Luis Quintans, CEO de BadLand Games.

Vicepresidentes: Xavier Carrillo, CEO de Digital Legends, y Curro Rueda, CTO de Genera Games. 

Tesorero: Fran Gálvez, tesorero

Vocales: José Manuel Louro, fundador y director comercial de RLS Games, Enric Alvarez, CEO de Mercury Steam, Carlos Fernández, CEO de Moonbite Games & Animation, Luís Olivan, CEO de Fictiorama, Ferrán Puntí, strategic partnerships en Kerad Games y Gonzo Suarez.

Quintans se enfrenta a una complicada presidencia. Por un lado, los problemas endémicos del sector, que se han manifestado en el cierre de estudios de fuste como Virtual Toys y en el desánimo de las compañías más jóvenes ante la dificultad de acceder a la financiación. Esto ha propiciado la fuga de talentos de compañías como Deconstructeam, Team Gotham o Fourattic, que han firmado la distribución de sus videojuegos con publishers extranjeras. Por otro, lavar la imagen de un sector al que ha afectado la imputación en una trama de corrupción de enorme calado del presidente de su principal sindicato y además figura legendaria por su papel creador y gestor Pyro Studios.

La otra cara de la moneda, el éxito de crítica que están cosechando estudios como Mercury Steam con su nuevo Metroid o Tequila Studios con Rime y Sexy Brutale. También sorpresas como la que dio el estudio andaluz independiente The Game Kitchen, que superó los 300.000 dólares (unos 278.000 euros) de recaudación en el Kickstarter de su próximo juego, el prometedor Blasphemous, inspirado en la cara más negra de las raíces religiosas españolas. Para bien o para mal, la nueva directiva del DEV deberá lidiar con una etapa determinante para el futuro del videojuego español.

Más información