Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
discos

Clásicos de ayer y de hoy

El otoño es un tiempo propicio para los veteranos incansables

Una foto promocional de Van Morrison.
Una foto promocional de Van Morrison.

En otoño se acumula el trabajo discográfico. Hay más alicientes para la venta del álbum, ese producto físico que nuestros nietos no conocerán: sin grandes giras de verano y poco festival (con permiso del Villamanuela, que permitirá en Madrid asistir a la resurrección de las leyendas de la música experimental Pere Ubu y This Heat), se llega con la promoción hecha de cara a la campaña navideña. Incluso algo de lo que nadie habla, pero muchos piensan: con la obra todavía calentita en la calle ante el diluvio de novedades es más fácil colarse en las listas de “lo mejor del año” elaboradas por los críticos y los oyentes.

Clásicos incansables. Será un tiempo propicio para los ilustres veteranos incansables. Sin que haya pasado un año de su anterior álbum, Van Morrison publica en septiembre Roll With The Punches, con revisiones de tradicionales del rhythm and blues. Como ya es habitual, Bob Dylan y Neil Young desempolvan sus archivos: el primero, con un ­bootleg de su época góspel, y el segundo, con Hitchhiker, un disco perdido en acústico que grabó en un solo día en 1976. Otoño también verá lo nuevo de Tori Amos y Yusuf Islam, antes conocido como Cat Stevens.

Mediana edad. Son de otra generación, pero el mismo aire de clásico en vida, y que traen disco: Morrissey, Beck, Lee Ranaldo —de Sonic Youth— y Pearl Jam, que publicarán la banda sonora de Let’s Play Two, el documental que cuenta sus actuaciones en el Wrigley Field de Chicago. Y la pelea de gallos de los hermanos Gallagher, de Oasis, se lleva al mercado: Liam y Noel se hacen la competencia con álbumes en solitario. A ver si superan en ruido al que hará el 14 de septiembre lo último de Foo ­Fighters. U2 podría eclipsarlos a todos, si su nuevo disco termina por salir antes de Navidades.

El poder de la alternativa. ­Septiembre se estrena con dos luminarias de la mejor música de nuestros días sacando obras de envergadura: LCD Soundsystem y The War on Drugs. A ellos les siguen un séptimo de caballería del indie rock anglosajón con nuevos álbumes: The National, Hiss Golden Messenger, Weezer, Grizzy Bear, Queens of the Stone Age, King Gizzard and the Lizard Wizard, Nick Mulvey, Josh Ritter, The Horrors, Wolf Alice, Zara McFarlane y Mogwai. Muy interesante será escuchar la asociación entre el exquisito Kurt Vile y Courtney Barnett, una de las voces jóvenes más poderosas del panorama y que fue toda una sensación con su debut. Como también lo es en el ámbito de los sonidos negros Curtis Harding, avalado por Danger Mouse en Face your Fear. Otro talento del R&B contemporáneo, Kelela, buscará establecerse como alternativa a Beyoncé y Solange con Take Me Apart. Y la escena del rock duro y el hip-hop espera mucho de lo último de Prophets of Rage, el supergrupo formado por miembros de Rage Against the Machine, Public Enemy, Cypress Hill, Chuck D y DJ Lord.

El valor de la palabra en castellano. Si Sabina protagoniza el año con su regreso, al menos tres veteranos le pueden mirar de tú a tú por el valor literario de sus composiciones. Otra cosa sería hablar de sus ingresos. José Ignacio Lapido (ex 091), Julio Bustamante y Josele Santiago (Los Enemigos) vuelven. En esa estela de destacados letristas están Jorge Drexler, Alejo ­Stivel y Ángel Stanich, que ya tienen listos sus discos. Entre los jóvenes talentos consolidados con obra en camino destacan La M.O.D.A. y ­Jacobo Serra, que publicará su primer trabajo en castellano bajo la producción de Juanma Latorre, de Vetusta Morla, de los que se espera el gran lanzamiento del otoño nacional junto a lo nuevo de Bunbury. Y como propuestas con ansia de explorar sonidos americanos desde varios prismas, conviene oír lo que ofrecerán Los Coronas, Nat Simons, Salto y Joana Serrat.