Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Hotel Romántico’ o cuando el amor no tiene edad

24 personas mayores de 55 años buscan pareja conviviendo en un alojamiento suizo

Cuatro de los participantes en 'Hotel Romántico'.
Cuatro de los participantes en 'Hotel Romántico'.

El amor no tiene edad, y Hotel Romántico pretende demostrarlo. En el programa que el viernes 21 de julio estrena La 1 (22.00), 24 personas de entre 55 y 73 años viajan a Davos (Suiza) para tratar de encontrar pareja. "Me gusta llamarlos huéspedes, no concursantes", aclara Roberto Leal, maestro de ceremonias de esta peculiar experiencia. Porque el formato, que TVE produce en colaboración con DLO Producciones, en realidad no es un concurso. Aquí no se van eliminando pretendientes ni hay nominaciones que valgan. Los mismos 12 hombres y 12 mujeres que empiezan serán los que terminarán el programa. La diferencia será que algunos de ellos saldrán como pareja, otros como amigos y otros se irán como vinieron. Y, según desvela Leal, sí que ha triunfado el amor en Hotel Romántico. "Han surgido varias parejas, no una ni dos, varias, que a día de hoy [la grabación del programa concluyó hace mes y medio] siguen juntas".

El entorno para encontrar el amor en este programa es el centenario Schatzalp Hotel, situado en Davos, donde ya se grabó la edición belga, la original, de este formato y que cuenta con la infraestructura necesaria para grabar este programa. Porque aquí los 24 huéspedes no solo disfrutarán de la estancia en un entorno paradisíaco rodeado de montañas. También participarán en diferentes actividades y pruebas pensadas para que se conozcan entre sí y puedan encontrar afinidades y puntos en común con otros huéspedes. Tras las actividades de cada día, los participantes se puntuarán entre sí y una de las parejas será seleccionada para disfrutar de una romántica cita a solas en una cabaña a orillas de un lago.

Roberto Leal y dos cupidos, Reichel Delgado, coach y directora de actores, y el actor Elías Torrecillas, tratarán de crear la atmósfera necesaria y acompañar a los huéspedes en las actividades para ayudarles a encontrar su media naranja. Un descenso en trineo ruso, una cena romántica a bordo del tren turístico Glacier Express, un curso de iniciación al golf o clases de canto tirolés son algunas de las actividades que practicarán durante su estancia. Pero también tendrán que hacer frente a tareas más cotidianas que ponen a prueba a cualquier pareja, como montar un mueble de Ikea u organizar un maletero para que quepan demasiadas cosas.

‘Hotel Romántico’ o cuando el amor no tiene edad

"Mucha gente se va a ver reflejada aunque tengan menos edad que ellos. Son situaciones cotidianas y también actividades impensables para gente de cierta edad", dice Toñi Prieto, directora de Entretenimiento de Televisión Española. "No es un programa ñoño, pero sí de amor y humor", completa Roberto Leal. O, como dice Amparo Castellano, productora ejecutiva de DLO Producciones, "un programa que tiene mucha verdad".

Entre los 24 participantes hay 16 divorciados o separados y ocho viudos, un casting que la productora realizó acudiendo a "los sitios de encuentro donde van a buscar pareja" y con un solo criterio: que fuera gente que buscara el amor. Sobre eso, trataron de encontrar perfiles que encajaran entre sí para hacer todo lo posible para que pudieran salir parejas de ahí.

Para Roberto Leal, presentador de España directo hasta hace escasos días, cuando comenzó su permiso por su reciente paternidad, esta es su primera experiencia en un formato de entretenimiento. Él mismo dice por qué cree que la cadena pensó en él para estar al frente de Hotel Romántico: "se necesita naturalidad y cercanía con gente que ya ha vivido. No puede ser alguien encorsetado, tenía que ser alguien que pudiera tener empatía con ellos. Es como una excursión constante para ellos", cuenta Leal. De las historias personales de los 24 huéspedes, el presentador destaca la de Mercedes Seguí, divorciada, natural de Venezuela pero que ha vivido siempre en Valencia. "Tiene una historia detrás increíble, de película. Llega al programa muy tímida, un poco apartada del grupo, y el arco de evolución de su historia crece y crece y se convierte en una de las protagonistas del programa". Una de las pruebas de cómo Hotel Romántico ha ayudado a sus participantes a ganar en autoconfianza. Porque nunca es tarde para aprender... ni para el amor.

Celestinos televisivos

Los programas de citas son una de las modas en alza en la televisión actual. Cada uno con un punto de vista, más humorístico (¿Quién quiere casarse con mi hijo?, Granjero busca esposa, Un príncipe para Corina...), con citas a ciegas durante una cena (First Dates), con los pretendientes de un o una tronista (Mujeres y hombres y viceversa), pasando directamente al matrimonio (Casados a primera vista) o viajando por todo el globo como en el reciente Contigo al fin del mundo. De sus antecesores en las tareas celestinescas, Leal destaca la labor de Carlos Sobera: "esa forma de llevar el amor desde fuera pero con ironía sutil y fina, con elegancia, que es muy difícil, sin meterse donde no te llaman... lo hace muy bien".