Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
¿por qué creer en los libros?

Una nueva vida para Alpha Decay

La editorial barcelonesa nació en 2004 con una nítida vocación de publicar obras a la vanguardia de la literatura mundial

Quizás no exista un oficio más idóneo para un letraherido que el de lector. Leer y que te paguen por ello. No porque únicamente el lector vaya a leer obras maestras —ojalá fuera así—, sino más bien porque supone un entrenamiento perfecto para alguien que quiera convertirse en editor, es decir, en alguien que va a detectar errores y talentos con la misma precisión que un ojeador de fútbol profesional descubre nuevas estrellas. En 2004, Enric Cucurella estaba ejerciendo precisamente como lector en la agencia de Carmen Balcells. Tal vez forjado en lecturas frenéticas, nació en él la intención de crear una nueva editorial. Era, como he dicho antes, el año 2004, la génesis de la irrupción de las editoriales independientes. Justo ahí nace Alpha Decay, una editorial barcelonesa con una nítida vocación de publicar obras a la vanguardia de la literatura mundial. “En esos inicios, Carmen participó como socia fundadora y también como apoyo fundamental del proyecto”, comenta Julia Echevarría, una de las editoras actuales de la editorial.

Una nueva vida para Alpha Decay

El nombre —particularmente raro en un panorama dominado hasta entonces por nombres muy sencillos— se refiere a una variante de la desintegración radioactiva: “A Enric siempre le gustó el tema de la física, coleccionaba muchos de esos libros y sabía que el término Alpha debía estar presente”. También, claro, plantea las referencias al planeta imaginario creado por Isaac Asimov. “La línea editorial de Alpha Decay, que en principio se definía como arriesgada, rompedora y contracultural, se ha ido relajando”, comenta Julia. Lo cierto es que el catálogo de Alpha Decay es ecléctico y siempre ha mostrado una preferencia hacia los autores —quizás también a los lectores— más jóvenes, dando la posibilidad de publicar primeras obras. En todos esos libros publicados siempre han buscado una reflexión que surgía de una colisión muy precisa: “Nos interesa trabajar en el cruce de la alta cultura y la cultura popular”.

En un comienzo, Alpha Decay tuvo varias colecciones; sin embargo, tal y como anuncia Julia Echevarría, desde hace un tiempo, el catálogo se sostiene por dos líneas: el de ensayo y pensamiento filosófico llamada Alpha, Bet & Gimmel, cuyo último título publicado es Estudios sobre la cábala en Cataluña, de Moshe Idel; la otra, quizás la más conocida, es de narrativa y ensayo popular, llamada Héroes Modernos. Se trata de una colección fundada por Ana S. Pareja, coeditora de Alpha Decay, que después de casi diez años en la editorial deja su puesto, coincidiendo con la aparición del título número 100 de la colección que fundó y que tendrá su fin el próximo mes de octubre con el título The new analog. Cómo escuchar y reconectarnos en el mundo digital, Damon Krukowski. Se abre una nueva etapa en una editorial que tiene en su catálogo nombres tan poderosos como el de David Lynch o Gloria Steinem.

Una nueva vida para Alpha Decay

Las dificultades en estos trece años de vida siempre han tenido que ver cómo el hecho de ser una editorial pequeña y publicar libros destinados a públicos minoritarios y selectos. “No hay que perder de vista que la editorial nace en un momento de eclosión y ha sido un reto hacerse un hueco entre un grupo de iniciativas igualmente notables”. Cómo éxitos, Echevarría destaca dos obras: La casa de hojas, de Mark Z. Danielewski, en coedición con Pálido Fuego. Una edición que supuso un enorme reto en la traducción (de Javier Calvo) y en la maquetación. “Tuvimos que demostrar que no era una frivolidad posmoderna, sino un buen libro para entender el siglo XXI”. El otro libro, un auténtico long seller, es Stone Junction, de Jim Dodge.

Antes de despedirnos, Julia nos recomienda un libro de otra editorial (Aprenderé a rezar para lograrlo, de Víctor Balcells Matas, Delirio Editorial) y nos deja una reflexión: “Creo en los libros porque te hacen creer en ti mismo, aportan complejidad y enriquecen el carácter y esto te hacer estar más preparado para enfrentarte a la vida”.