Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Embajadora María

Iberoamericana Vervuet acabar de publicar un ensayo sobre el teatro de los siglos XX y XXI

A María Delgado, londinense, hija de exiliados, catedrática y crítica, se la conoce entre nosotros como “la embajadora María”. José María Pou ha dicho de ella: “Es difícil, por no decir imposible, encontrar a alguien de fuera de España con mayor conocimiento de lo que son y por dónde transcurren el teatro y el cine español de este tiempo”. María Delgado está siempre moviéndose, entre Nueva York y Londres, Barcelona y Madrid, Buenos Aires y Santiago de Chile, y muchos otros lugares, para detectar y difundir la excelencia de sus respectivas escenas. Su historial desbordaría esta columna. Ha enseñado en diversas universidades británicas, ha traducido al inglés a Valle-Inclán y Koltès, ha escrito sobre Lorca, y ha entrevistado a incontables autores y directores. Comenta obras, libros y películas en la BBC (radio y televisión), escribe en Plays International, European Stages y TheatreForum, y, entre muchos otros quehaceres, selecciona películas españolas y latinoamericanas para el London Film Festival.

Portada del libro. ampliar foto
Portada del libro.

Iberoamericana Vervuert acaba de publicar en castellano su pieza más singular, Otro teatro español: supresión e inscripción en la escena española de los siglos XX y XXI, nueva versión, notablemente ampliada (700 páginas) y actualizada, con abundantes notas y fotografías, del texto editado en 2003 por Manchester University Press. La singularidad radica en la selección de personajes, a caballo entre el perfil y el ensayo. María Delgado rompe con la tendencia dominante en los hispanistas anglosajones de centrarse en los dramaturgos, para reivindicar el “teatro de cada día”, defendido por José Luis Alonso, y hablar de actores y directores (a eso se refiere el “otro” del título), desde figuras fundamentales como Margarita Xirgu, Nuria Espert o Lluís Pasqual, pero analizando con idéntico fervor las trayectorias de creadores como Enrique Rambal, admirado por Welles, Saura y Fernán-Gómez, y hoy casi olvidado, o compañías que no parecen haber entrado en el panteón de la modernidad (quizás por su condición de “artistas de comedia” y su éxito popular) como La Cubana, que en ciertos aspectos podría ser heredera de Rambal.

María Delgado dibuja la biografía de todos ellos, sus vidas y obras, y con gran olfato de reportera y ensayista, traza vínculos culturales y políticos, y retrata la época en que emergieron. Siguiendo a Margarita Xirgu recorremos, claro está, el mundo teatral de la España de la República y del exilio en Sudamérica. De María Casares, otra hija del exilio, con España en el corazón, revisa su relación con el teatro en español y sus trabajos con Jorge Lavelli. De Rambal valora su insólita condición de “auténtico polímata: actor, director, adaptador, traductor y empresario”. Es completísimo el perfil de Nuria Espert, que llega hasta las puestas de La violación de Lucrecia (Del Arco) y El rei Lear (Pasqual). Y lo mismo cabe decir de los minuciosos retratos de Lluís Pasqual y de La Cubana. Un libro rebosante de datos y vínculos, pero sobre todo apasionado: de los que no abundan.