Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El calentamiento global da alas a los mosquitos

Un documental de Discovery Channel advierte sobre la expansión del animal más mortífero para el hombre

Mosquito de la especie 'Culex pipiens'.

El responsable de ese zumbido fastidioso que despierta a muchos españoles en verano tiene un nombre: Culex pipiens. Conocido por muchos como mosquito trompetero, es el más común del mundo, y una de las cuatro especies (existen 3.200, de las cuales 200 se alimentan de sangre) que transmiten enfermedades potencialmente mortales junto al Aedes Albopictus -o mosquito tigre asiático-, el Anopheles Gambiae y el Aedes Aegypti. Juntos causan la muerte de más de 750.000 personas al año, y su presencia en el planeta crece exponencialmente. Este el mensaje de Mosquito, un documental presentado este martes que Discovery Channel estrenará el jueves 6 de julio de forma simultánea en 220 países, y que pretende alertar sobre el avance de un minúsculo animal que es, en realidad, el más mortífero para el hombre: 180 veces más letal que tiburones, cocodrilos y leones juntos.

El calentamiento global, los viajes internacionales y el desarrollo del transporte están favoreciendo la expansión global de los mosquitos y, con ellos, de las enfermedades tradicionalmente consideradas “tropicales”. “¿Qué podría matar a 10 millones de personas? Es muy posible que una pandemia nos pudiera sorprender de esa forma”, se pregunta en el filme Bill Gates, cuya fundación financia proyectos de prevención y lucha contra la malaria en países en desarrollo. Si esta enfermedad, el dengue y la fiebre amarilla necesitaron los últimos tres siglos para propagarse por el planeta, el Chinkungunya, el virus del Nilo occidental y el Zika han hecho lo propio “en los últimos 16 años”, según el entomólogo médico Bart Knols.

Según el documental, 2.500 millones de personas continúan expuestas a un posible brote de Zika, un virus que lleva el nombre del bosque de Uganda donde se identificó en 1947 y que ha rebrotado recientemente, más de cuarenta años después de los primeros contagios humanos, en países como Brasil, Puerto Rico, El Salvador o EE UU. “Florida es especialmente vulnerable a un brote”, asegura el alcalde de South Miami, Philip Stoddard, sobre una región cálida, muy turística y con una alta población de mosquitos Aedes Aegypti que ya ha comenzado a realizar fumigaciones exhaustivas en los vecindarios. Allí, el filme narra la historia de los Fuhrman, una pareja de norteamericanos que se ha encerrado en casa durante el embarazo de la mujer para prevenir un contagio. “Tenemos miedo de salir sin nuestra armadura matamoscas”, aseguran.

Ane Júliana Araújo y su hijo enfermo de zika.
Ane Júliana Araújo y su hijo enfermo de zika. Discovery Communications

Hasta ahora, los huevos y larvas de los mosquitos morían al congelarse en invierno, especialmente en los países del hemisferio norte, pero el aumento de las temperaturas en los últimos años está permitiendo su superviviencia a los meses más fríos y la multiplicación de estos insectos en primavera. “Hemos multiplicado las zonas de cría”, afirma en el documental el entomólogo Dino J. Martins, que asegura que los túneles subterráneos de las ciudades, los vertederos de plástico y el comercio global de neumáticos usados constituyen un caldo de cultivo permanente para los huevos de mosquito porque “conservan la humedad”.

La guerra contra estos insectos ya se comienza a librar por otros medios ante la creciente resistencia de los mosquitos a los tradicionales pesticidas, que tienen efectos colaterales que rompen el equilibrio natural: también matan abejas, mariposas, polillas… “Los mosquitos de Florida se hicieron resistentes al DDT y después al más potente Dieldrín”, cuenta en el filme Stoddard. Empresas como Oxitec han comenzado a inocular en machos un “gen asesino” que causa la muerte de la descendencia tras la cópula con las hembras, las únicas que pueden contagiar enfermedades. “La población de Aedes Aegypti utilizada en un ensayo disminuyó en un 82%”, afirma el CEO de la compañía, Hadyn Parry. Los mosquitos son, sin embargo, y como se apunta en el filme, el ser vivo que, junto al ser humano, más ha evolucionado en la historia gracias a su instinto de supervivencia: "Han sobrevivido a edades de hielo y a extinciones en masa, pueden evolucionar para resistir cualquier cosa".

La utilidad de los mosquitos

Oscar Soriano, científico titular del CSIC que ha aportado algunas claves durante la presentación de Mosquito, tiene dudas sobre la agresividad de los nuevos métodos contra estos insectos por la posibilidad de que lleven a su extinción. “Es un juego perverso, porque cuando desaparece una especie de un ecosistema no sabemos las consecuencias”. Los mosquitos, según ha explicado, son la base alimenticia de multitud de animales como las libélulas o los peces, pero también regulan la población de otras especies a las que contagian enfermedades, por lo que si desaparecieran podrían proliferar plagas de otras criaturas.

El científico se ha referido también a un “trasiego de especies” a escala global que está creando “ecosistemas completamente nuevos”. “En España comenzamos a tener ecosistemas donde, de vertebrados, no hay ninguna especie que sea autóctona”, ha asegurado Soriano, que afirma que la única especie de mosquito transmisor de enfermedades que no se encuentra en la península ibérica es el Anopheles Gambiae, el principal vector de la malaria. La posibilidad de que haya contagios autóctonos de otras enfermedades “es fácil”, según el investigador, para quien lo que impide la extensión de pandemias en países desarrollados como España es la efectividad de sus sistemas sanitarios.