Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jorge, ganador de ‘MasterChef’: “En la cocina te la juegas tú solo”

El triunfador de la quinta edición del concurso de TVE cree que no hubo favoritismo entre el jurado

Entrevista con Jorge Brazales, ganador de 'MasterChef' 5.

Del campo de fútbol a los fogones. De la compañía de todo un equipo en el vestuario a la soledad de la cocina. Jorge Brazalez, ganador el pasado miércoles de la quinta edición de MasterChef colgó las botas como jugador de fútbol profesional (estuvo en equipos como el Atlético de Madrid o Las Palmas) y pasó a dedicarse a su pasión, la cocina. Tras presentarse, sin éxito, a la cuarta entrega del programa de TVE y Shine Iberia, logró entrar en la última edición. Y como si de un campeonato se tratara, concursó sin apuros en la primera liguilla y fue pasando eliminatorias hasta llegar a la gran final, en la que se impuso a sus compañeros Edurne y Nathan. "En el fútbol intervienen muchos más factores que en la cocina, porque en la cocina al final estás solo, te la juegas tú mismo", cuenta a EL PAÍS. "En el fútbol hay entrenadores, árbitros, presidentes, hay lesiones, hay compañeros. Es más objetivo la cocina. Aunque el fútbol tiene un encanto, celebrar un gol, eso nunca se me va olvidar".

Brazález, de 28 años, se proclamó ganador de MasterChef 5 con un menú compuesto por un gazpacho de chirimoya con berberechos, un cordero estilo árabe y un canutillo de queso ricotta y almendras. "Tardé bastantes días en decidirlo, quería hacer algo con mucha historia mía, con mucha identidad, con mucho de mi infancia. Es un menú muy árabe, con el entorno de Granada y con las especias y lo ahumado que tanto nos gustan en mi familia", explica el vencedor del programa.

La quinta edición del programa ha recibido algunas críticas en las redes por supuestamente haber favorecido más a algunos participantes que a otros, como al propio ganador o a Miri, de quien era pareja durante el concurso. "No lo he notado. Es como en los colegios, ¿no?, que me tiene manía el profesor, eso no va a dejar de existir nunca, pero yo creo que ha sido una competición muy limpia, natural y objetiva, donde el espectador ve el plato que tú sacas y si tienes un fallo grande, el programa no lo esconde. Sería favoritismo esconder un fallo de un concursante u omitir cierta información, pero los concursantes que hemos estado viendo el programa no hay nada que se haya quedado en la chistera, comenta el cocinero. "Es verdad que hay más afinidad de los jueces con unos que con otros, eso es normal, como en todos los sitios del mundo, pero creo que ha sido un concurso muy fresco y muy natural", concluye.

Jorge Brazalez responde a los lectores en directo.

La final, pese a adelantarse del domingo al miércoles casi sin previo aviso para los espectadores, fue seguida por 3.260.000 espectadores con un 26,1% de cuota de pantalla (el mejor dato de la temporada pero la final menos vista hasta la fecha). Este cambio, que pudo perjudicar a muchos seguidores del programa fue para Brazalez todo un alivio: "Me ha encantado que lo adelanten porque tenía unas ganas de ver la final que no podía más. Este tiempo sin poder contar o compartir con mis seres queridos cómo había sido el final de MasterChef habría sido muy duro, así he tenido cuatro días menos que aguantar. Paciencia tengo poca".

¿Cómo cree el último ganador del concurso que ha sido su evoluciòn desde el primer programa? "Cada vez he cocinado con más sentido, Al principio hacía cosas que me gustaban, no estaban mis platos impregnados de una historia que quería contar. Las últimas tres o cuatro semanas sí que es verdad que he tenido mucho hincapié en que mis platos significaran algo para mí, para mi historia, para mi infancia...". Contar esas historias a través de la comida es lo que sugiere a futuros concursantes: "Les recomendaría que nos contaran cosas con sus platos, que no hicieran platos por hacer, porque me gusta la ternera y el pimiento, que hicieran una historia y explicar por qué hacen esto. La comida es una forma de transmitir una sensación, no solo sabor. Si yo consigo con mi unión de sabores contar algo a un comensal o un cliente, eso se agradece. Es una experiencia, ya no es comer".

Más información