Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
FOTOGRAFÏA

Peter Fraser: “Las matemáticas son el código que envuelve todo”

La obra del fotógrafo galés se exhibe por primera vez en España con motivo de PHotoEspaña. Una invitación a mirar a nuestro entorno de forma diferente

Sin título. De la serie 'Mathemathics'. Ver fotogalería
Sin título. De la serie 'Mathemathics'.

Galileo afirmaba que el universo está escrito en el lenguaje de las matemáticas, acreditando aquello que Aristóteles y Pitágoras habían señalado muchos siglos antes. De la misma forma, para el fotógrafo Peter Fraser (Cardiff, 1953) las imágenes de los objetos y seres que nos rodean quedan sujetas a las complejas fórmulas que sustenta dicha ciencia y nos invita a imaginárnoslo.

“Fraser dirige nuestra atención tanto a los principios que rigen la óptica y la geometría, como a la dimensión matemática del propio acto de ver”, señala David Campany, comisario de Matemáticas, la última serie del artista, que se exhibe en el Real Jardín Botánico como parte de la programación de PHotoEspaña 2017.

Sin título. De la serie Mathemathics ver fotogalería
Sin título. De la serie Mathemathics

Se encontraba en Londres dando fin a su anterior serie de fotografías, A City in the mind, cuando se le ocurrió utilizar una cámara con mayor resolución que la que había venido utilizando hasta entonces. Pasó la tarde en Trafalgar Square disparando a los turistas, las palomas y las fuentes. “Al volver a casa miré las imágenes. Eran aburridas y apagadas. Hasta que en la número 167 observé algo sorprendente: en una esquina de la imagen una gota había caído al agua y rebotado”, relata el fotógrafo galés. “Debido a la alta resolución de la cámara, y a una velocidad de 1/4000 segundos, la columna de agua había quedado congelada. Al instante comprendí que esa forma podía ser descrita a través de las matemáticas ”.

Estimulado por el hallazgo, el fotógrafo constató que “la idea de que las matemáticas eran el código que envolvía todo, era una idea ya muy antigua”. Y que recientemente el físico Max Tegmark había afirmado que “las matemáticas no solo describen el mundo en que vivimos, sino que son el mundo en el que vivimos. Si aceptamos que el espacio y todo lo que está en el espacio es matemático, entonces comienza a parecer menos desquiciado que todo sea matemático”.

Sin título. De la serie Mathemathics. ver fotogalería
Sin título. De la serie Mathemathics.

“¿La comprensión matemática de las cosas abarca aquellos atributos que nos hacen humanos? El deseo, la curiosidad, el placer, el prejuicio la ansiedad, la vanidad, el amor, la poesía”, se pregunta Campany en uno de los textos que componen el libro, que bajo el mismo título, Mathemathics, sirve de catálogo de la exposición. “No podemos mirar una fotografía con la misma indiferencia, la misma racionalidad matemática, como la capturó la cámara. Mirar una fotografía, cualquier fotografía, es intuir que así como se hizo para ser vista, finalmente, no nos pertenece. Pertenece a la cámara de la que procede. Y mientras que la cámara nos muestra las cosas que pertenecen al mundo, según su propia configuración, las deja exactamente como las encontró”.

Las imágenes han sido tomadas en distintos lugares del mundo, y sus motivos son múltiples. Ninguna lleva título. “Si uno cree, como lo hago yo, que las matemáticas codifican el universo, considera que a la hora de fotografiar un proyecto como este sirve 'cualquier' cosa. Así pues, tuve que introducir otro criterio”, explica Fraser. “Quise hacer fotografías que no se pareciesen a las imágenes que había visto con anterioridad. Para mí todas las imágenes tienen la misma cosa en común. Le estoy pidiendo al espectador que imagine que todo lo que se encuentra en las instantáneas, en su 'nivel más profundo', es una expresión matemática. Esto supone un gran salto en la imaginación”.

Sin título. De la serie Mathemathics. ver fotogalería
Sin título. De la serie Mathemathics.

Llama la atención la presencia de retratos en la serie. “Los retratos son fundamentales. A cinco o seis de las nueve personas retratadas (no voy a especificar quienes) les pedí que, inmediatamente antes de que les fuese a retratar, pensasen que acababan de descubrir que algo que hasta entonces habían dado como cierto, no lo era”, cuenta Fraser. “Les pedí esto, porque no creo que nuestro interés y el uso de las matemáticas estén exentos de una dimensión moral. Es más, todos los seres vivos deben su apariencia y se comportan tal y como lo hacen debido a su ADN. Y el ADN utiliza el lenguaje de las matemáticas para su expresión”. “Estos retratos no solo sirven de anclaje para la serie”, advierte Campany, “ sino que aportan los momentos más reflexivos. Existen profundas afinidades entre los estados mentales representados aquí y aquello a lo que Fraser nos invita”.

Se trata de la primera vez que se ve en España la obra de este artista. Desde que a los siete años cogió una cámara por primera vez, comprendió que no iba a existir otro oficio más adecuado para él. Tras un pequeño lapso dedicado al estudio de la ingeniería civil, enderezó su camino hacia la fotografía y obtuvo su licenciatura en la Manchester Polytechnic University. Pasó varios años en Holanda, donde para sobrevivir lavaba platos en un hospital, y pasaba horas admirando la luminosidad de los paisajes y bodegones de los maestros flamencos del siglo XV y XVI. De ahí surgió su interés por la naturaleza muerta.

Sin título. De la serie Mathemathics. ver fotogalería
Sin título. De la serie Mathemathics.

Fue quizás el día en que Martin Parr le dio una invitación para acudir a una inauguración en el Victoria & Albert Museum cuando cambió su vida. Allí conoció a William Eggleston, quien le contagió su afán por la búsqueda de la belleza en lo banal. “Pasé con él siete semanas en el verano de 1984, en Tennesse y Misisipi. Siempre he reconocido su influencia como un maestro del color. Pero esto ocurrió hace treinta y cinco años. Creo que hace mucho que desarrollé mi propia visión cromática”.

“Dentro de este proyecto no soy otra cosa que un artista. Ni científico, ni matemático. Pero como artista mi propuesta coincide con la creencia de Aristóteles, Pitágoras y Galileo. Si el ser humano debe buscar soluciones a los muchos problemas que hemos creado, la ciencia y la tecnología, por tanto 'las matemáticas', desempeñarán un papel central en nuestra supervivencia dentro del planeta”, concluye el artista.

Matemáticas. Peter Fraser.  Real Jardín Botánico. Madrid. Hasta el 31 de julio.

Mathemathics.  Peter Fraser. Skinnnerbox.  76 Páginas. 40 euros.