Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Los Planetas son un grupo de tíos mayores. Nosotros estamos cerca de los universitarios”

Novedades Carminha, una de las bandas más punteras del circuito independiente actual, toca este 5 de mayo en el Festimad

Novedades Carminha recorrerá varios festivales este verano y llegará a su fin de gira en otoño.
Novedades Carminha recorrerá varios festivales este verano y llegará a su fin de gira en otoño.

Sin estrategias, ni ecuaciones, ni filtros, Novedades Carminha terminó de meterse en el circuito nacional el pasado año. Cuatro gallegos sin pudor ni intención de someterse a protocolos ni reglas: ni de la industria, ni de tendencias, ni siquiera propias. En 2016 publicaron Campeones del mundo (Ernie Records), y ahí se abrió la veta. Nacieron del punk y del garage rock con Te vas con cualquiera (Bowery Records, 2009), desde entonces han vivido transversales a lo que les iba apeteciendo, han pasado de la mayoría de edad a rondar los 30, y de tocar con 20 personas frente al escenario a hacerlo en festivales de verano, de esos que cuelgan el cartel de entradas agotadas tres meses antes. El viernes 5 de mayo lo hacen en el Festimad, en el Auditorio UC3M, en Leganés (Madrid). Siguen igual de lenguaraces, detestan los clichés y se levantan temprano.

“Ahora vivimos de tocar, vendemos más entradas, tenemos más escuchas. Ahí es donde nosotros notamos el crecimiento exponencial que hemos tenido con los dos últimos discos”, explica Carlos Pereiro, Carlangas, guitarrista y voz. Su sonido ha cambiado, su estética también, pero no lo ha hecho el discurso. “Como estética el punk es algo viejo, no tiene que ver con eso. Dedicamos mucho tiempo y muchas ganas, con nuestras manos y nuestras orejas, a hacer canciones que nos pongan, nos emocionen, y las proponemos al público. No hay más misterio”.

Puede ser porque ven como una “puretada” engancharse a un género, porque han incluido cumbia, hip hop, groove, funk y soul, porque abanderan el no callarse nada, o porque son dueños de su propia creación desde el principio y hasta el final, la cuestión es que están expandiéndose, ya han cruzado hasta América Latina, y copan salas como la Joy con un público joven al que no llegan otros grupos del llamado panorama indie. “Dimos un giro que nadie esperaba y que suponía un riesgo, pero nos lo pedía el corazón, aunque no deja de ser una macarrada. Hay que diferenciar técnica y discurso, y de discurso estamos súper cabrones. Da igual qué hubiese antes, Novedades es esto, lo que se ve en 2017”.

Tienen ya un sello personal nacido de ese discurso del que hablan: “Las etiquetas están bien en el supermercado, y aunque estemos dentro del circuito somos independientes porque no nos queda otro remedio, si tuviésemos obligaciones dejaría de gustarnos tocar la guitarra inmediatamente”. Carlangas asegura que no se sienten identificados con un tío que toca mirándose los pies y con distorsión al diez. “Los Planetas son un grupo de tíos mayores. Estamos más cerca de un universitario que de uno de treinta y tantos con dos hijos, aunque le dé a mil pedales. Hacemos retrato social, del que oímos en los bares, en la calle”. Siguen ahí, untando lo vintage en lo contemporáneo y subiendo al carro a adolescentes y veinteañeros.

“Nos interesa llegar a la gente, tocar en festivales, salir en medios, es un proyecto cero underground. En el underground solo pueden militar los niños de papá, nosotros tenemos que vender 500 entradas por concierto”. Lo consiguió Campeones del mundo, que salió lanzado, y encajó. La idea de la actriz porno Amarna Miller para el videoclip de Llevas el ritmo en la sangre, ayudó. “Nos apetecía hacer algo sexy, y nos gusta el sexo, como a todos, pero preferimos el que no degrada a la mujer”. Carlangas asegura que no pensaba que la acción iba a llegar a tanto. “Aunque sí que la íbamos a montar, nos gusta crear ese tipo de situaciones en las que pasan cosas con nuestras canciones y nuestros vídeos, o cada vez que abrimos la boca”.

Y ya están en esas, preparando nuevas canciones, que sobre todo pasarán por no estancarse: “Si quisiésemos eso, seríamos funcionarios y tendríamos un sueldo fijo. Por lo único que estamos preocupados es por no secar la teta de leche, cuando haya un grupo de garage punk en cada pueblo de España, será el momento de dar un volantazo”. Su caldo de cultivo está en la música, en toda: “Desde el grupo más militante del indie. Quién sabe si el próximo disco podría ser con una caja de ritmos o ser de reguetón… sin caer en clichés machistas, eso sí, que si hay algo con lo que estamos a bloque es con la igualdad de género”. Pues eso, que ahora puede pasar cualquier cosa.