Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El circo más antiguo del mundo cerrará tras 146 años de actividad

Ringling dirá adiós en mayo ante la caída de espectadores y los altos costes

Actuación del circo Ringling en 2010 en Nueva York, EE UU.
Actuación del circo Ringling en 2010 en Nueva York, EE UU. AFP

El circo Ringling, también conocido como Barnum, cerrará sus puertas definitivamente el próximo mes de mayo, según lo anunció ayer en un comunicado Kenneth Feld, director general de la compañía estadounidense

Feld Entertaiment, el conglomerado que dirige este espectáculo circense desde los años sesenta del pasado siglo. “Tras muchas deliberaciones, mi familia y yo hemos tomado la difícil decisión de que Ringling Bros. y Barnum & Bailey celebren sus últimas actuaciones en mayo de este año”, tras casi siglo y medio de actividad, señala Feld.

El director de la compañía confirma que el cierre del circo más antiguo del mundo se debe a la disminución de la venta de entradas, sumado al aumento de los costes del espectáculo, que han hecho que “el circo sea un negocio insostenible para nuestra compañía”. El Ringling Bros, Barnum & Bailey Circus, el circo que hizo de la frase “el mayor espectáculo del mundo” algo más que un lema publicitario, cerrará definitivamente sus puertas el próximo mes de mayo, según anunció ayer en un comunicado Kenneth Feld, director general de la compañía estadounidense Feld Entertaiment, el conglomerado que dirige el espectáculo circense desde los años sesenta. “Tras muchas deliberaciones, mi familia y yo hemos tomado la difícil decisión de que Ringling Bros, Barnum & Bailey celebren sus últimas actuaciones en mayo de este año”, tras casi siglo y medio de actividad, añade Feld.

El director de la compañía achaca el cierre del circo más antiguo del mundo aún en activo —ha estado funcionando desde 1871— a la disminución en la venta de entradas, a lo que se suma el aumento de los costes del espectáculo, que han hecho que “el circo sea un negocio insostenible” para la compañía.

Todavía quedan por delante 30 funciones hasta el adiós final en Uniondale, en el Estado de Nueva York, el próximo 21 de mayo.

Feld recuerda que la empresa fue fundada por su padre hace casi 50 años, precisamente con la compra de Ringling Bros, “El circo y su gente han sido una fuente de inspiración y alegría para mi familia y para mí, por lo que esta ha sido una decisión muy difícil de tomar”, agrega el comunicado. El empresario agradece el apoyo de “los increíbles seguidores del circo que se han convertido en parte de nuestra familia en los últimos años y a los millones de familias que han hecho de Ringling Bros parte de sus vidas durante varias generaciones”. “Sabemos que no es solo nuestro negocio familiar, sino también su tradición familiar”, apostilla.

El empresario estadounidense del espectáculo P. T. Barnum (1810-1891) fundó el circo en 1871 a partir de la fusión de otros dos: el Ringling Brothers y el Barnum & Bailey. Hace un año, ya había anunciado que pensaba dejar de usar elefantes en sus espectáculos, aunque seguiría realizando números con otros animales, después de que las actuaciones de los paquidermos fueran criticadas por asociaciones de protección de animales. La decisión agravó la caída de espectadores.