Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FOTOGRAFÍA

La historia al revés a través de la fotografía del MoMA

Un libro y una exposición examinan la colección de fotografía del MoMA

The Shape of Things, 1993 Ver fotogalería
The Shape of Things, 1993

“Cada escritor crea sus precursores”, escribía Jorge Luis Borges en Kafka y sus precursores haciéndose eco de una cita de T. S. Eliot: “El pasado debe verse alterado por el presente tanto como el presente está dirigido por el pasado”. Así cada generación reinventa la fotografía. Ocurre que cuando miramos una obra contemporánea reconocemos su deuda con el pasado, al mismo tiempo que esta obra afecta la forma en que volvamos a observar las obras de las que supuestamente se nutrió. Es por tanto necesario plantearse la historia de la fotografía, no como un simple desarrollo lineal sino como un espacio de enriquecimiento mutuo y de conexiones multidireccionales en distintos momentos del tiempo.

Bajo esta premisa se configura The Shape of Things: Photographs from Robert B. Menschel, un interesante estudio sobre la colección de fotografía que alberga el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York. El resultado puede verse plasmado en un libro y en una exposición que puede verse hasta el 7 de mayo en dicho museo. Tanto la muestra como el libro recorren más de 150 años de fotografía- desde 1843, cuando el pionero de la fotografía, el británico William Henry Talbot, realizó Rue Basse des Rempants en París, hasta nuestros días-. Las obras han sido seleccionadas entre las más de 504 fotografías que han entrado a formar parte de la colección del museo en los últimos 40 años, gracias a la labor de un entregado consejero: Robert B. Menschel. De esta suerte, se incluye parte de su colección personal, que fue donada al museo en 2016 y que se exhibe por primera vez. “Cabe destacar que Menschel comienza la colección a últimos de los 60, cuando escaseaban los coleccionistas de fotografía. De ahí que pudo juntar tal diversidad de obras de tanta calidad”, dice Katerina Stathopoulo, asistente del comisario de la muestra. “El título, The Shape of Things, es el mismo que el de una obra de Carrie Mae Weems que se incluye en el estudio, donde dos estructuras se asemejan a los cuerpos femeninos y masculinos. La mayoría de las obras que adquirió Menschel son figurativas, de ahí la elección del título”, añade Stathopoulo.

Mullerpolis Plunfis, 1984 ver fotogalería
Mullerpolis Plunfis, 1984

“Como toda colección personal, esta refleja el gusto y la vida de aquel que la reunió. De ahí la destacada presencia de Callahan y Siskind, quienes fueron sus amigos y compañeros de estudios”, señala Quentin Bajac, autor del libro (junto con la colaboración de Sarah Meister) y comisario de la muestra. “Menschel presta la misma atención tanto a la fotografía histórica como a la moderna o a la contemporánea, incentivado por la convicción de que los distintos periodos lejos de ser antagonistas se corresponden y enriquecen unos a otros”.

La exposición está dividida en tres partes, cada una se centra en un momento de la historia de la fotografía: sus comienzos, cuando el artista buscaba una interpretación veraz de su entorno; la época moderna, cuando el artista va en busca de una experiencia personal; y la contemporánea, que toma como punto de partida los años setenta, cuando el artista comienza a crear eventos con el único propósito de crear imágenes. La instalación diverge en varias ocasiones de lo que sería un orden cronológico y cuenta con dos entradas, de manera que si el visitante entra por la 'segunda' podrá seguir un orden similar al del libro.

Chicago, c. 1952 ver fotogalería
Chicago, c. 1952

El libro está planteado siguiendo una cronología inversa (comienza en 2006 hasta llegar a 1843), en un intento por desafiar la costumbre del orden cronológico, el cual ha formado la base de prácticamente todo tipo de escrito histórico. “Nuestro proyecto no es un rechazo al modelo cronológico, sino más bien un intento travieso y experimental de observar el efecto de otro tipo de cronología; la cronología inversa”, matiza Bajac.

En 1973 el MoMa publicó Looking at Photographs, un volumen que incluía una exquisita selección de 100 obras pertenecientes a la colección del museo seleccionadas por el venerado John Szarkowski (director de fotografía del museo y en aquel entonces mentor de Menschel). Cada imagen iba acompañada por un texto que obviaba analizarla dentro del contexto de la obra del artista, con el propósito de alejarse de una perspectiva lineal o histórica. “Szarkowski no quiso escribir una libro sobre la historia de la fotografía sino más bien un 'libro de fotografías', con el propósito de describir el espíritu que albergaba la colección. No existía ninguna intención de definir la esencia de la fotografía; el proyecto intentaba destacar las imágenes dentro de su singularidad y diversidad. El espíritu de este nuevo libro es el mismo”, destaca Bajac.

George Washington Bridge, Riverside Drive and West 179th Street, Manhattan, enero 17, 1936 ver fotogalería
George Washington Bridge, Riverside Drive and West 179th Street, Manhattan, enero 17, 1936

Ver una película o un vídeo de atrás hacia adelante puede producir unos resultados visuales inesperados, conduciendo a nuevas lecturas de cosas que parecen ser tan obvias como para no ser cuestionadas; la cronología inversa, paradójicamente, podría conducir a nuevos hallazgos.“Seguir un orden cronológico supone concebir la historia como una evolución en la cual una causa produce un efecto”, dice Quentin. “Busca identificar elementos del pasado que iluminen aquello que ha permanecido hasta el presente; es necesario encontrar un comienzo, ya que conocemos el final”. El riesgo está en sobrestimar la importancia de algunos eventos en detrimento de aquellos que no tienen sitio en la gran narrativa”. “¿No sería mejor imaginar la fotografía como algo cíclico, como un eterno retorno de las prácticas, las cuestiones y los experimentos, un proceso inventado por cada generación con nuevas herramientas?, se pregunta el autor del estudio. Son las interpretaciones las que son históricas, las que están sujetas a los vaivenes del tiempo; las obras de arte permanecen igual.

The Shape of Things:Photographs from Robert B. Menschel. Quentin Bajac, MoMA. 152 páginas. 48 euros

The Shape of Things:Photographs from Robert B. Menschel. Museum of Modern Art (MoMA) Nueva York. Hasta el 7 de mayo