Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las series en español que veremos a partir del próximo año

Entre los nuevos proyectos hay una producción sobre los supervivientes del asesinato del Che

El Che, en la selva.
El Che, en la selva.

La producción de series va más allá de Juego de tronos. Los empresarios audiovisuales han encontrado un filón en este formato y ultiman, en solitario o en colaboración con países iberoamericanos, nuevas creaciones en español. Diagonal terminará en Navidad de rodar La catedral del mar, basada en la novela homónima de Ildefonso Falcones; Movistar + graba en Andalucía La peste, dirigida por Alberto Rodríguez; y Secuoya prepara Los supervivientes, un relato sobre los guerrilleros que escaparon del asesinato de Ché Guevara en Bolivia y el espía que los siguió. El mismo grupo tiene entre sus proyectos A Lupita no le gustaba planchar, basada en la novela de la mexicana Laura Esquivel; Burundanga, sobre la obra teatral con cinco temporadas en escena; y La deuda, la novela del chileno Rafael Gumucio.

La cartera de proyectos mostrada en la Spanish Screening, la feria audiovisual celebrada en el Sevilla Festival de Cine Europeo (SEFF), demuestra que las empresas apuestan por obras en español. “Es fundamental abrir la pata de la producción, pero siendo muy locales”, afirma Domingo Corral , director de Producción Original de Movistar +, una plataforma que también trabaja con una comedia de Berto Romero, entre otras ficciones por capítulos.

La peste, un thriller ambientado en el siglo XVI que podrá verse el próximo año, es el “abono” para grandes series de esta empresa. “Se nos pidió que se hiciera en inglés y lo rechazamos”, comenta Corral para confirmar que el foco es el idioma de Iberoamérica.

También el próximo año está previsto que llegue a la televisión La catedral del mar, según el calendario previsto por Joan Bas, director y fundador de Diagonal, que recogió un premio de la federación española de productores audiovisuales (FAPAE) por Isabel, la serie de TVE vendida en más de 80 países. También fue reconocido el formato de Atresmedia Tu cara me suena, adquirido en 41 países.

José Miguel Barrera, director de División Internacional de Grupo Secuoya, apuesta igualmente por el español y coproduce ya con Panamá, México, Chile y Cuba, entre otros países, para una ambiciosa cartera de programas.

Uno de sus proyectos es A Lupita no le gustaba planchar, una novela policiaca de humor negro basado en una protagonista anómala, con tendencias alcohólicas y superviviente en un mundo de poder y riqueza donde se topa con el asesinato de un político.

También prepara La deuda, una obra de Rafael Gumucio que encadena demandas, corrupción política, amor y desamor. Ha sido fácil de entender en el gremio, ya que la trama arranca por un fraude en una producción audiovisual.

Burundaga, conocida ya por los 1.500 espectadores de la versión teatral, aborda el conflicto de una joven estudiante que oculta su embarazo a su novio hasta conocer toda la verdad sobre sus sentimientos gracias a la desgraciadamente conocida droga.

La clave del futuro

“Producir es la clave”, admite el presidente de Fapae, Ramón Colom, quien considera que el vocabulario convencional del sector se ha quedado antiguo. “Hay que hablar de pantallas”, afirma en referencia a la diversidad del nuevo mercado.

Colom aboga por un sector público, que tenga en el centro de sus estrategias al ciudadano; otro comercial, más dependiente de la publicidad; y un último de pago donde la relación es directa con el cliente. Pero en todos los casos, asegura que las productoras tienen que seguir contando historias en las que el espectador se vea reflejado. “Vivimos un excelente momento de creatividad”, afirma para ser optimista ante el futuro del sector, impulsado en los últimos días por el éxito de Un monstruo viene a verme, y pesimista por la necesidad de apoyo del Gobierno. “Por cada euro invertido en esta industria se devuelven tres. Necesitamos apoyo, al igual que otros sectores, como el automovilístico”, añade.

Más información