Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LIBROS

El realismo no está muerto

Use Lahoz vuelve con Los buenos amigos. Una historia al estilo de Balzac a la que no le sobra ni le falta nada

El realismo no está muerto

En 2009 Use Lahoz publicó una novela que dejaba traslucir un futuro de novelista de fuste: Los Baldrich, una historia familiar en la estela de las novelas familiares conocidas como sagas. La obra funcionaba en líneas generales, pero adolecía de algunos errores que solo el afán de no repetirlos podría prometer otra novela, esta más redonda. Ahora retorna con Los buenos amigos.

Los buenos amigos tiene más de 600 páginas. A esta historia no le sobra ni le falta nada. Ello quiere decir que todo lo que se narra, lo que se explica y se describe es necesario a los efectos de la eficacia y el placer de su lectura. Use Lahoz ha escrito una novela redonda. Todo está pensado y puesto para que el relato consiga nuestro interés. Se trata de seguir su trama y sus avatares con ese encendido interés que nos procura una novela muy bien urdida y mejor acabada. En primer término, debo destacar la precisión narrativa de su voz omnisciente.

Todo lo que le faltó a Los Baldrich, esta lo tiene en la mejor tradición de la narrativa decimonónica. Una voz que nos guía, que nos expone la dimensión humana, psicológica y moral de sus personajes sin que tengamos que tomar partido por ninguno. Diría que Los buenos amigos es una novela de destinos desencontrados, a merced del azar o de decisiones equivocadas, víctimas de la codicia, la frustración o de los sentimientos más gestionados.

Los buenos amigos son varias novelas. Una novela de formación (o deformación), una novela sobre el paso del medio rural al urbano, una novela sobre la emigración del sur de España a Cataluña, sobre la ascensión social y sus costes humanos. Lahoz enfrenta dos modos de mirar el mundo, el de dos adultos que fueron niños en un orfelinato en la posguerra.

Su escritura es una voz. Omnisciente que deja que seamos nosotros quienes tengamos la última palabra.

Por momentos tuve la impresión de estar leyendo una novela de Balzac. Ese aire entre trágico y triste de los personajes balzacianos, tan llenos de ilusiones perdidas.

Lahoz demuestra que el realismo no está muerto. Que puede vivir con otras tendencias. Siempre que sea para contarnos lo que nos cuenta y como nos lo cuenta Lahoz.

Los buenos amigos. Use Lahoz. Destino, 2016. 737 páginas. 21,90 euros