LIBRO

La princesa y el presidente

Mariana Eva Pérez no frivoliza el trauma de la dictadura argentina, sino que intenta exhibirlo para reivindicar la justicia

¿De qué trata este libro dramático y a la vez deliberadamente cómico; testimonio de una tremenda experiencia personal y nacional, ajeno sin embargo a la conmiseración, si no es en forma oblicua y un tanto sarcástica? Aparecido originalmente en la editorial argentina Capital Intelectual en 2012, hilvana con ritmo de novela las entradas de un blog que la autora mantuvo en los años inmediatamente anteriores. Mariana Eva Pérez nació en Buenos Aires en 1977; cuando tenía 15 meses fue secuestrada junto a sus padres —militantes de Montoneros, organización armada del peronismo de izquierda— por un comando de la Fuerza Aérea Argentina. Entregada a sus abuelos paternos, nunca volvería a ver con vida a sus padres. Su madre, que estaba embarazada en el momento del secuestro, dio a luz en la ESMA, centro de detención ilegal, tortura y muerte; poco después fue asesinada.

A partir de la llegada al poder de Néstor Kirchner, en 2003, buena parte de los responsables de ese aparato criminal, orquestado desde la jefatura del Estado entre 1976 y 1983, fueron juzgados y encarcelados. Las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo adquieren entonces un definitivo protagonismo civil y político. Y también los H.I.J.O.S. (acrónimo de Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio), a los que Mariana Eva Pérez, miembro de esa organización, denomina irónica y afectuosamente hijis (así como los militantes son militontos y la historia de la desaparición de sus padres se vuelve “el temita”). No frivoliza el trauma, sino que intenta exhibir el modo en que la reivindicación de justicia, cuando se vuelve consigna oficialista, desborda a sus mismos beneficiarios, obligándolos a una no siempre cómoda fidelidad a su papel de víctima.

El formato fragmentado alterna escenas de la residencia de la autora en varias ciudades europeas (“la internacional biempensante”), su vida social en Buenos Aires con los hijis, actos de colocación de baldosas en memoria de los militantes asesinados, una foto con Kirchner (“clímax de fe en la política, orgasmo de credulidad”), los escraches a los antiguos represores; y llamadas telefónicas, correos electrónicos, sueños… Un lugar singular ocupa su abuela judía, Site (Rosa Rosinblit, vicepresidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo), personaje en el que quizás reside el origen del humor inquietante y a la vez gozoso que tiñe todo el libro.

En este sentido, este falso diario tiene una marca generacional: no asume para sí la responsabilidad de dar testimonio de la euforia militante y la catástrofe posterior de los años setenta, sino la de plasmar las peripecias de quien heredó ambas experiencias y deberá, 20 o 30 años más tarde, convivir con ellas. El talento para llevar al papel la frescura de la oralidad es un instrumento esencial en la construcción de este libro extraordinariamente interesante.

Diario de una princesa montonera. Mariana Eva Pérez. Prólogo de Patricio Pron. Marbot Barcelona, 2016. 183 páginas. 16,50 euros


Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50