Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LIBROS

Un pantanal asfixiante

El protagonista de la trilogía 'Vermon Subutex', de la que ahora accedemos a la primera entrega, vive al margen del Estado-madre, inmerso en la búsqueda de la bruma absoluta

Un pantanal asfixiante

Se supone que el narrador en tercera persona tiende a la objetividad, evitando los lenguajes marcados y las formas de adjetivar demasiado personales que rompen la neutralidad de las narraciones que no parten del yo confesional. Virginie Despentes quiebra esa norma utilizando una tercera persona subjetiva, vitriólica, irónica y extremadamente punzante: aquí las palabras se convierten en agujas y las frases en disparos a quemarropa.

Pocos autores nos sumergen como ella en el pantanal asfixiante en que se ha convertido nuestra época. Ya en Teoría King Kong, Despentes nos hablaba de la emergencia del “Estado-madre”, que se distinguiría por la intromisión en nuestras vidas de normas estúpidamente maternales. Para Despentes el Estado actual no introduciría, en los adultos y en los niños, “una figura viril de la ley, pues se trataría más bien de la prolongación del poder absoluto de la madre, ya que solo ella sabe castigar, encuadrar y mantener a los niños en estado de crianza prolongada”.

El protagonista de la trilogía Vermon Subutex, de la que ahora accedemos a la primera entrega, vive al margen del Estado-madre, inmerso en la búsqueda involuntaria de la bruma absoluta. Como su generación, la vinculada al existencialismo punk, ha pasado de la edad de las burbujas, cuando la industria de la cultura funcionaba como una máquina averiada pero bien engrasada, a la edad de la precariedad y la inmundicia. Gracias a él vamos conociendo a una multitud de personajes en los que poder beber y vomitar la realidad de nuestro tiempo. Toda una travesía vital que va desde el imperio de las falsas certezas que jalonaron su juventud a los fangosos dominios donde emerge el caos y todas las variantes de la incertidumbre más ingobernable. No es una obra para leerla sentado. Mejor leerla de pie, y caminando.

Vernon Subutex 1. Virginie Despentes. Traducción de Noemí Sobregués. Literatura Random House. Barcelona, 2016. 337 páginas. 21,90 euros

Más información