Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Feria de San Fermín

Los dos toreros volteados ayer han pasado la noche en el hospital

Javier Jiménez sufre fractura de la apófisis de tres vértebras y De Mora una cornada interna

Eugenio de Mora es alcanzado por un toro.
Eugenio de Mora es alcanzado por un toro. AP

El torero sevillano Javier Jiménez sufre fractura de la apófisis de tres vértebras cervicales tras el percance sufrido este viernes en la corrida de la feria de San Fermín, según se ha confirmado tras el TAC que se le ha realizado en la Clínica Universitaria de Navarra.

Jiménez ha permanecido toda la noche en observación e inmovilizado con un collarín en el citado centro hospitalario, donde ingresó directamente tras la corrida, en la que, pese a la lesión, estoqueó a los dos toros de su lote.

Javier Jiménez fue cogido por el tercero de la tarde, de la divisa de Cebada Gago, un toro manso y con peligro que, al final, lo sorprendió al pasarlo de rodillas y lo zarandeó violentamente en varias ocasiones, produciéndole dichas fracturas en las apófisis de las vértebras C-5, C-6 y C-7.

Aun así, y pese a que se quedó inerte durante unos instantes y había perdido la memoria inmediata, el torero salió de la enfermería instantes para estoquear tanto al mismo toro que lo lesionó como al sexto, que salió al ruedo una hora después y con el que también hizo una labor muy meritoria.

Su apoderado José Luis Peralta ha manifestado a la agencia EFE que no alcanzaba a "entender cómo Javier pudo aguantar en el ruedo, porque estaba hasta amarillo de dolor cuando salió su segundo toro".

Aun así, Peralta espera que el torero pueda ser dado de alta en las próximas horas, en tanto que las fracturas no le han afectado la movilidad, como han confirmado los médicos, aunque probablemente tenga que permanecer en reposo durante varios días.

Cornada interna a Eugenio de Mora

El diestro toledano Eugenio de Mora también ingresó en el Hospital de Navarra unas horas después de la finalización de la corrida en la que sufrió dos cogidas con el resultado de una posible cornada interna que él mismo descubrió al llegar al hotel.

Tras quitarse el vestido de torear, De Mora pudo apreciar la fuerte inflamación surgida en una zona de su vientre, posible reflejo de una herida interna provocada durante la lidia de los peligrosos toros de Cebada Gago.

A tenor de los fuertes dolores que padece, el torero manchego decidió trasladarse al centro hospitalario pamplonés, donde ha sido sometido a una ecografía que mostrará la verdadera dimensión del percance y, muy probablemente, la necesidad de una intervención quirúrgica.

Eugenio de Mora fue alcanzado por cada uno de los dos toros del lote que sorteó en el cuarto festejo de los Sanfermines. El primero le tuvo prendido durante largos instantes de su pitón derecho, hasta que el diestro se liberó sujetando el asta con sus propios brazos. También fue alcanzado por el cuarto, que le tiró un seco derrote a la ingle derecha a mitad de la faena de muleta, saliendo aparentemente ileso en esos momentos.

Más información