Las preguntas del periodista accidental

‘Reiniciando’, en el canal #0, cambia la mirada habitual de los programas de reportajes

Esti Gabilondo, en el primer programa de 'Reiniciando'.

Programas de reportajes existen muchos en televisión. De ello son conscientes en #0. Por eso, se propusieron dar una vuelta de tuerca al género: ¿por qué no dejar que sean dos ciudadanos cualquiera ajenos al periodismo los que indaguen, desde puntos de partida opuestos, en un asunto que afecta a la sociedad? De esta premisa nació Reiniciando, programa que esta noche (22.00) se estrena en el canal de Movistar +. Con la periodista Esti Gabilondo al frente, cada una de sus seis entregas de una hora de duración ahonda en cuestiones de actualidad en las que esos dos ciudadanos profundizarán “para vivir la experiencia desde otro punto de vista”, como explica Fernando Jerez, director de #0. “Hasta ahora, los protagonistas de un reportaje son sujetos pasivos. Aquí les convertimos en periodistas improvisados; ellos cuentan la historia”, asegura David Miralles, productor del espacio.

Más información

En la primera entrega, centrada en el deporte de élite, la historia se cuenta a través de Ana, empresaria, y Marta, higienista dental. La primera no ve bien que los niños se adentren en el deporte de alta competición, mientras que la segunda cree que es una actividad positiva para ellos porque aporta disciplina y les ayuda a madurar. Cada una de ellas hablará con personas que les harán comprender cómo es ese mundo visto desde dentro.

Aunque la mayoría de los improvisados reporteros no llega a cambiar de idea con respecto a lo que pensaban inicialmente, sí terminan matizando, al menos, sus puntos de vista previos. “Me han abierto los ojos. Por ejemplo, me di cuenta de que nadie piensa en qué pasa con los deportistas cuando dejan el deporte”, reconoce Marta.

Después vendrán temas como la legalización de la marihuana, la crisis económica, los deberes escolares, el jurado popular o el drama de los refugiados. En este último caso, otra mujer, Ana Belén, se desplazó hasta el campo de refugiados de Idomeni, en la frontera entre Grecia y Macedonia. “Fue como ir a otro siglo; no podía creer que eso pasara en Europa. A partir del tercer día empecé a reaccionar y cambiar mi punto de vista”, explica Ana Belén, quien tras regresar a España ha puesto en marcha varios proyectos para ayudar a los refugiados.

En Reiniciando, la labor de los ciudadanos reporteros se completa con las entrevistas que Esti Gabilondo realiza a diferentes expertos. “El objetivo es subrayar puntos o aclarar flecos en los que ellos no han podido profundizar”, explica la periodista, quien defiende la participación de esas personas como ojos a través de los que adentrarse en las distintas problemáticas. “Ellos aportan la ingenuidad. No preguntan tanto con la cabeza como con las tripas. Es una curiosidad honesta”, continúa Gabilondo.

Un momento de la presentación de 'Reiniciando'.
Un momento de la presentación de 'Reiniciando'.

La selección de los 12 reporteros no resultó sencilla. “Se les eligió por medio de castings porque no era fácil encontrar el perfil correcto. Tenían que ser personas con opiniones claras sobre los asuntos, pero que no estuvieran muy implicados en los temas para no ser parte afectada. Tenían que hablar bien, tener curiosidad...”, detalla la redactora.

De la media docena de asuntos que ha abordado el programa, el que más ha llamado la atención de Gabilondo es el de la elección y actuación de un jurado popular: “Se ha hablado poco de ello y me parece maravilloso. De todos los temas, por mucho que se hayan tratado, estamos aprendiendo una barbaridad, porque se cuenta desde otra perspectiva. Pero en los jurados populares no me había parado a pensar ni tres segundos”, remata.

Entrevistas a ciegas

"El resto de programas tienen la cámara en el refugiado que viene. Nosotros la ponemos también en el ciudadano que ve cómo vienen", explica la periodista Esti Gabilondo sobre estos "reportajes bidireccionales", como los define David Miralles, productor de Reiniciando. Para ello, los reporteros improvisados contaron con la ayuda del programa. "Vas acompañado de un periodista y te guían un poco en cómo preguntar", explican ellos. Y recuerdan que no sabían a quién iban a entrevistar. "Me decían: "Vamos a Barcelona y vuelves mañana". Pero en ningún momento me decían con quién iba a hablar. Así era todo más espontáneo", dice Marta, invitada en la primera entrega, sobre unas charlas que, recuerda, "surgían de forma natural".

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50