Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La pintura contemporánea española conquista Irán

El museo del Palacio de Niavarán exhibe durante una semana obras de Dalí, Picasso, Miró, Tapies y Chillida

'La rosa roja', una obra de Dalí expuesta en el Palacio de Niavarán.
'La rosa roja', una obra de Dalí expuesta en el Palacio de Niavarán.

Una Rosa Roja de Dalí, un Payaso de Picasso y varios inéditos de Tapies y Chillida constituyen el plato fuerte de la exposición que este jueves se inaugura en Teherán. Las obras, en su mayoría litografías y grabados, pertenecen al museo del Palacio Niavarán, una de las residencias del último shah de Irán, Mohammad Reza Pahlaví. Este país cuenta con una de las mejores colecciones de arte contemporáneo de Oriente Próximo, pero sólo en contadas ocasiones se expone al público.

“Es la primera vez que exhibimos algunas de estas obras, en especial, las de Tapies y Chillida, y el resto hace casi diez años de la última vez que se mostraron” explica a EL PAÍS Shima Abdolbeiki, responsable de la exposición. Algunos de los cuadros son regalos que recibió la familia real iraní, en especial Farah Diba, la esposa del monarca, o fueron compradas por sus miembros en Europa.

Durante una semana, iraníes y visitantes extranjeros van a poder disfrutar de la exquisita colección, apenas una pequeña parte de las obras contemporáneas que el país posee, la mayoría albergadas en el Museo de Arte Contemporáneo de Teherán (TMOCA). La muestra se abre con una velada musical a cargo de Pedram Falsafí, un maestro iraní de guitarra.

“Esta exposición es la prueba de que el contacto entre las dos culturas no es algo nuevo, sino que siempre ha habido un interés mutuo por conocerse”, señala Carlos Aragón Gil de la Serna, consejero de la Embajada de España en Teherán. También explica que “es fruto de un trabajo conjunto y la Embajada la patrocina para poner valor al arte español que se encuentra en este país”.

De entre todas las obras, Abdolbeiki destaca la Rosa Roja de Salvador Dalí que “es una alegoría de Gala” y el Payaso de Pablo Picasso, “una de las obras más importantes que se exhiben” y, en su opinión, “una representación de Franco”. También subraya que hay tres obras de Antoni Tapies y dos de Eduardo Chillida que se exponen por primera vez.

Tanto los medios informativos como las redes sociales y los servicios de mensajería, muy populares entre los iraníes, se han hecho eco de la exposición, lo que da una idea del gran interés de los iraníes por el arte y la cultura españoles.

“Hace casi diez años cuando expusimos el Payaso de Picasso y otra obra de Dalí, la gente vino a verlas incluso desde otras ciudades”, recuerda Abdolbeiki. No obstante, la conservadora reconoce que en la actualidad “las preocupaciones económicas se anteponen a las artísticas, lo que afecta al número de visitantes”. Aun así, subraya que "artistas como Dalí, Picasso y Miró no sólo han influido en las artes plásticas iraníes, sino en su cine”.

Para Mohammad Sadegui, un joven grafista, “este tipo de exposiciones son una buena oportunidad para apreciar el arte moderno, pero también pone de relieve la riqueza de las obras que se encuentran dispersas en los almacenes de diferentes museos y palacios en Teherán y la necesidad de reunirlas en un museo permanente”.

Irán es uno de países de Oriente Próximo que cuenta con un mayor número de obras de arte moderno y contemporáneo, coleccionadas antes de la revolución de 1979. Sin embargo, debido a la ausencia de una política integral para ponerlas a la vista del público, esta riqueza sigue siendo desconocida incluso por muchos iraníes.