Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EN POCAS PALABRAS | NATALIA MENÉNDEZ

“Cervantes era un prefeminista”

Natalia Menéndez es la directora del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, que este año dedica gran parte de su programación al autor del 'Quijote'.

Natalia Menéndez.
Natalia Menéndez.

Natalia Menéndez (Madrid, 1967) es actriz, dramaturga, gestora teatral y directora del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro desde 2010, que este año está especialmente dedicado a Miguel de Cervantes.

—¿Qué prefiere: hacer, leer o ver teatro?

—Todo. Viéndolo siempre voy a aprender, como profesional, y a disfrutar, como público. Cuando una función o un momento teatral es bueno, es incomparable. Es como ver el mar. La lectura te permite imaginar. Y hacerlo consigue que te hagas muchas preguntas y que te pongas las pilas para llegar más lejos. Me interesan los proyectos, no me puedo quedar con una sola parte, tanto la gestión como la dramaturgia. También me apetece volver como actriz.

—¿Shakespeare o Cervantes?

—Me gustaría no tener que elegir pero, este año, Cervantes.

—¿Por qué?

—Porque es el gran desconocido. Si se le conociera mejor se vería lo cercano que es, todo lo que hizo y lo que dijo, que tiene que ver con nuestro hoy. Tenía una imaginación portentosa. Trata temas desde lugares a los que otros no han llegado. Habla de las minorías como no lo hizo ningún otro en el Siglo de Oro.

—Hablando de minorías, ¿por qué se ha tardado tanto en dar visibilidad a las mujeres creadas por este autor?

—Porque no convenía decir que Cervantes era un prefeminista. Es un hombre que hace decir a mujeres como una gitana, una dama, una tabernera o una campesina que son libres. Ya era hora, así se le comprende mejor. En la próxima edición del Festival de Almagro queremos acercarlo, eso en algún momento no interesó. Se puede aprender mucho de él y es lo que vamos a intentar.

—¿Por qué la palabra teatro está denostada? Se usa como sinónimo de mentira, por ejemplo, en frases como “no hagas teatro” o “no seas teatrero”.

—Porque el teatro ha molestado siempre, ha sido espejo y crítica de la sociedad. Se ha anticipado a las épocas. Los grandes genios nunca han hecho un teatro cómodo, ni fácil, ni amable, siempre se han hecho preguntas.

—¿Qué libro no falta en su despacho?

—Un diccionario, suele ser el María Moliner.

—Y en sus momentos de relax, ¿qué lee?

—Poesía, ensayo y mucho teatro, que también es un placer. El siglo XXI ha empezado muy interesante en cuanto a nuevos autores.

—Si las bicicletas son para el verano, ¿el teatro también?

—Desde luego en el Festival de Almagro se está muy a gusto. No hay sirenas, no hay frenazos, es una ciudad peatonal, no hay ruido. Transitas por distintas épocas arquitectónicas, desde el siglo XII al XX. Es cómodo y sencillo.

—Y por último, ¿butacas o sillas de enea?

—Silla de enea, claro.