Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jessica Jones, una heroína sin máscara

Netflix estrena su segunda colaboración con Marvel después de ‘Daredevil’

Entrevista con las actrices Krysten Ritter y Carrie-Anne Moss.

“Terminamos de rodar a mediados de agosto y solo hace una semana que dejó de dolerme la espalda”, decía entre risas Krysten Ritter a comienzos de octubre, poco antes de presentarse ante miles de fans en la Comic Con de Nueva York, por vez primera, como Jessica Jones, la primera heroína de Marvel que cuenta con serie propia, disponible en Netflix desde hoy.

“Le dimos una buena paliza”, reconoce Melissa Rosenberg, creadora de la ficción y encargada de adaptar el personaje de los cómics a la pantalla. “No solo Krysten acabó llena de moratones y dolores; también se accidentaron tres especialistas”, añade. Aunque define Jessica Jones como “un drama humano”, la actriz, cuya carrera despegó por su papel de novia de Jesse Pinkman en Breaking Bad, tuvo que ganar cinco kilos de músculo para poder afrontar todas las escenas de acción. “Fueron muchas, porque mi personaje no lleva máscara y es muy difícil esconderla”, incide.

Jessica Jones es una superheroína sin máscara. Va de frente, dice todo lo que piensa y hace todo lo que quiere. Esconde sus superpoderes por razones que se irán desvelando en la primera temporada, aunque de vez en cuando los usa para realizar su trabajo como investigadora privada.

Una historia oscura

“Es un gran papel en todos los sentidos: una mujer fuerte, dura, vulnerable y traumatizada, pero no una víctima. Ni quiere que la vean así. Es divertida”, explica la actriz. “He interpretado a muchas chicas fabulosas en mi carrera y esta es lo contrario: va sucia, con cicatrices, no se maquilla, sólo viste vaqueros, zapatillas, ropa cómoda”, agrega.

“En todas las series, cuando aparece una mujer policía o una investigadora, en el primer episodio siempre lleva taconazos y vestido y nosotras dijimos: ‘Ni de broma Jessica Jones va a aparecer así”, tercia Rosenberg, quien lleva detrás de Jessica Jones desde 2010, cuando intentó adaptar el cómic para la cadena ABC.

Tras Daredevil, esta es la segunda serie que nace del acuerdo entre Marvel y Netflix. Como aquella, es una historia oscura, en los callejones sucios de una Nueva York “casi distópica”, señala Rachael Taylor, la actriz australiana que interpreta a Trish, la mejor amiga de la infancia de Jessica.

“Lo que más me gustó del guion fue su manera de explorar las relaciones entre mujeres, de la forma más real posible, con todos sus matices y complicaciones”, continúa Taylor. Sin embargo, ni Rosenberg ni Ritter quieren darle importancia a este aspecto. “Nunca lo pensamos desde un punto de vista de género. El personaje no está definido por eso; es simplemente un gran personaje”, defiende la guionista. De hecho, el argumento principal gira en torno a la relación de Jones con dos hombres: uno del pasado y de quien huye, Kilgrave (interpretado por David Tennant) y otro que es su presente y quizá su futuro, Luke Cage (Mike Colter).

Por su color de piel, Kilgrave es conocido en los tebeos como El Hombre Púrpura. En la serie, el villano al que interpreta Tennant solo “lleva alguna prenda en esa gama de colores en cada escena”, precisa la diseñadora de vestuario, Stephanie Maslansky.

Son esos pequeños pormenores los que han tomado de los cómics y los que mantienen a la serie atada al universo Marvel, casa que les dio libertad para reinterpretar las historias. “No tenemos 50 años de tebeos como en Daredevil, pero como Jessica Jones no es un personaje tan conocido, no nos sentimos tan restringidos para crear a partir del material original”, detalla Rosenberg. “Bueno, solo nos pusieron un límite: no podemos soltar la F-bomb [la palabra “fuck”, joder], y mira que queríamos, pero está prohibido”, asume. Jessica Jones será dura, pero no malhablada.

Camino de la tercera serie

Si Daredevil hablaba de fe, “Jessica Jones es una historia de redención personal”, dice Melissa Rosenberg, creadora de la serie. “Es una historia muy íntima sobre una heroína que no intenta salvar la ciudad, solo sobrevivir”, apostilla la actriz Krysten Ritter. La ficción también servirá para presentar al protagonista de la tercera serie nacida de la colaboración entre Netflix y Marvel, Luke Cage, que se estrenará en 2016. “Mi personaje vivirá en un mundo completamente diferente. Hay un Luke Cage de Hell’s Kitchen y otro de Harlem”, explica el actor Mike Colter, quien encarna al personaje. Tras su estreno, empezarán a rodar la miniserie The Defenders, donde figurarán los tres personajes y, quizá, algunos de sus secundarios.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información