Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Inclasificable

‘80 cm.’, título que alude a la distancia que habitualmente se recorre al dar un paso, es un programa sencillo, de bajo coste y en el que el presentador condiciona el resultado

Inclasificable

Hay programas inclasificables: 80 cm. es uno de ellos. La 2 de TVE lo describe como “un programa de senderismo”, algo que, imagino, los senderistas discutirían. La clave es el presentador, el actor Edu Soto, que hace tiempo alcanzó la popularidad interpretando a un muy divertido personaje del programa de Buenafuente, El Neng, un hiperactivo poligonero de la tribu urbana de los maquineros de Castelldefels, por más que en el ámbito de Cataluña ya había alcanzado notoriedad como el Mario Olivetti del programa Una altra cosa, también de Buenafuente.

80 cm., título que alude a la distancia que habitualmente se recorre al dar un paso, es un programa sencillo, de bajo coste y en el que el presentador condiciona el resultado. La idea no es otra que recorrer a pie parte de la geografía española. El pasado sábado, se dedicó a La Gomera, probablemente una de las islas canarias menos conocida y, por tanto, más atractiva al eludir el “progreso” que conlleva la masificación turística. Un dato: en toda la isla no hay ningún semáforo y en algunos pueblos como Agulo, no hay ni policía. Un lugar en el que los vecinos dejan puestas las llaves de sus casas.

Edu Soto recorre parte de la isla y se encuentra con diversos lugareños, desde un mariachi callejero que atiende como El Gomerito, a una joven, Lany, que utiliza el silbo con maestría, ese lenguaje que aprendió en la escuela y que hoy es complemento obligado de la clase de lengua castellana. Afortunadamente para los nativos, el exministro Wert no trató de españolizarlos.

Poco o nada tiene que ver este programa con el del inolvidable Labordeta, Un país en la mochila. Aquí prima más el humor que la etnografía, pero nos permite intuir parajes espléndidos como el Parque Nacional de Garajonay, Vallehermoso, el Mirador de Abrante o el Valle Gran Rey.