Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vida líquida

Es un secreto a voces que Mariano Peyrou (1971) posee una de las escrituras más personales y sorprendentes del panorama actual

Vida líquida

Es un secreto a voces que Mariano Peyrou (1971) posee una de las escrituras más personales y sorprendentes del panorama actual. Su nuevo libro, Niños enamorados, está más cerca de las ondulaciones perceptuales de Estudio de lo visible (2007) que de la implosión imaginativa de Temperatura voz (2010), dos obras que le permitieron escapar del infierno de las jóvenes promesas para ingresar en el limbo de las no tan jóvenes evidencias. El discurso de Peyrou se complace en las rupturas lógicas y psicológicas, en el juego de las ambigüedades y en el placer de lo discontinuo. Así, el sujeto reflexivo y reflejo de Niños enamorados se va desvelando en composiciones extensas pero fragmentarias, cuyo fraseo recuerda a las desviaciones imprevistas del free jazz.

Consciente de la imposibilidad de dotar a la experiencia de un orden narrativo, el autor adopta una doble estrategia: una contemplación verbal de la realidad (“La mirada se llena de palabras”) y un efecto de irrealidad que desactiva toda concesión anecdótica: “Esto es lo que se hace: / trabajar lo real hasta convertirlo en imaginario”. La desconfianza frente a los excesos interpretativos no impide que su volumen se llene de alegorías cósmicas o domésticas: el mito de una caverna donde se proyectan los ecos del mundanal ruido (‘El miedo tranquilo’); una parábola budista que desemboca en la ataraxia (‘Rama’), o los residuos de una autobiografía líquida (‘El sótano del cielo’). Curado de espantos posmodernos, Peyrou avanza entre la sinuosidad silogística, la ironía sesgada y una rotundidad declarativa que flirtea con el aforismo: “El amor es una estructura lingüística”, “abstracto es lo concreto / fuera de contexto”. Las sutilezas y los matices de Niños enamorados podrían hacernos pensar en una “poesía para poetas”, ese subgénero que se muerde la cola. En estas páginas hay mucho más que teoría sobre teoría: una reivindicación de los vínculos, un estudio de las conductas humanas y la cadencia de un tiempo interior que se parece a la melancolía.

Niños enamorados. Mariano Peyrou. Pre-Textos. Valencia, 2015. 60 páginas. 11 euros.