Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

David Simon vuelve a las calles de HBO

El creador disecciona en ‘Show Me a Hero’ las miserias de la política

El actor Oscar Isaac, en una imagen de la miniserie 'Show Me a Hero'.

Una nueva serie de David Simon ve la luz con todos los elementos de su marca personal. El creador de The Wire y Treme presenta en el canal HBO la miniserie Show Me a Hero, que en España se podrá ver en Canal + Series de forma simultánea a Estados Unidos en la madrugada del 16 al 17 de agosto a las 2.00 y se volverá a emitir el lunes a las 22.30 en versión original subtitulada. De nuevo, Simon se sirve de un microcosmos de personajes alrededor de la política local para crear una alegoría sobre problemas de fondo. En este caso, Simon utiliza un episodio de política local en los años ochenta para hacer “una alegoría de los problemas raciales de Estados Unidos”, en palabras del propio creador.

Show Me a Hero tiene como protagonista a Nick Wasicsko, alcalde de Yonkers (Nueva York) cuyo mandato fue despedazado por las tensiones raciales en Estados Unidos. En 1988, poco después de ser elegido alcalde y sin ninguna intención de meterse en líos, se encontró con una orden de un juez federal para construir casas baratas en barrios blancos para acabar con la segregación racial en la ciudad. Al intentar cumplir con la sentencia, Wasicsko se enfrenta cara a cara con el racismo de los vecinos que le votaron (Yonkers tenía un 80% de población blanca), que no quieren negros pobres en sus barrios.

“Tiene que tomar una decisión y hace lo correcto”, explicaba Simon en un reciente encuentro con la prensa en Beverly Hills para presentar la obra. “Y, en la dinámica clásica de nuestro sistema político, cuando haces lo correcto te castigamos. Nick es castigado brutalmente”. La decisión de construir las casas sería la inmolación política de Wasicsko, interpretado en la serie por Oscar Isaac. La historia de este alcalde real “no es ficción, no la estamos forzando”, dice Simon. “Mis personajes favoritos son perdedores”, dice el guionista, que se declara interesado en “cómo la gente se enfrenta al mundo”. El viaje personal y político de este alcalde de los ochenta le pone en bandeja ese tipo de historia en la que todo el mundo tiene sus razones y nadie tiene la culpa.

Paul Haggis y David Simon, en el rodaje de la serie.
Paul Haggis y David Simon, en el rodaje de la serie.

El proyecto estuvo sobre la mesa de Simon hace 15 años, poco después de publicarse el libro de mismo título que escribió la periodista de The New York Times Lisa Belkin. Simon acababa de terminar la serie The Corner. Pero se cruzó por medio The Wire. Después empezó la guerra de Irak y se metió a hacer Generation Kill. Luego, el huracán Katrina convirtió en una prioridad hacer Treme, sobre la recuperación de Nueva Orleans. Simon y HBO siguieron renovando los derechos sobre el libro, convencidos de que el tema racial nunca dejaría de tener vigencia. Cuando empezaron a rodar, no habían sucedido ni Ferguson ni Baltimore para darles la razón.

Show Me a Hero ha sido dirigida por el guionista y director Paul Haggis (premio Oscar por Crash en 2006). Es la primera vez que Haggis dirige algo que no haya escrito él mismo. “Soy un gran fan de David Simon. Cuando mi agente dijo las palabras ‘David Simon’ dije ‘para, di que sí’. Me dijo, ‘bueno, que nos manden el guion’. Y yo le dije ‘no, di que sí y luego que nos manden el guion”, asegura Haggis. Perteneciente al ala más progresista de Hollywood, Haggis coincide en que “el racismo es un gran problema porque seguimos insistiendo en que lo hemos solucionado, cuando no es verdad”. La serie ha sido rodada en escenarios reales y con un esfuerzo por no estilizar estéticamente ni la historia ni el entorno.

Winona Ryder y Oscar Isaac, en 'Show Me a Hero'.
Winona Ryder y Oscar Isaac, en 'Show Me a Hero'.

Show Me a Hero es un drama en seis partes. Para Haggis no se trata de una serie sino de “una película de seis horas”. Esto supone “rodar de siete a nueve páginas de guion diarias, cuando en una película son dos o tres”, explica Haggis. “Solo HBO puede programar algo como esto y les estoy muy agradecido, me habría sido imposible hacerlo como película”. El concepto es cada vez más utilizado como premisa de trabajo desde que plataformas de televisión por Internet han empezado a producir series. Como dice Simon de sí mismo: “Yo soy el tipo que hizo una serie sobre un tipo que toca el trombón. Para mí, era lo suficientemente interesante”.

Más información