Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Regreso a la cárcel de ‘Orange Is the New Black’

Canal + Series emite la tercera temporada de la serie, que llega con nuevas incorporaciones

Taylor Schilling lleva demasiado tiempo en prisión, al menos en esa cárcel dorada llamada Orange is the New Black, porque lo primero que se le viene a la cabeza cuando hablamos de la comedia (cuya tercera temporada ofrece hoy Canal + Series en forma de maratón desde las 11.30 en versión original subtitulada y que también está disponible desde hoy en Yomvi) es una crema de guisantes. “Es el mejor ejemplo que se me ocurre. Somos como una crema de guisantes. Cuanto mejor son los guisantes, mejor es la crema”, confiesa a EL PAÍS.

En su analogía, los guisantes son ella, Kate Mulgrew, Uzo Aduba, Laura Prepon o cualquiera de las otras intérpretes de esta serie. O sus personajes, Piper, Red, Crazy Eyes, Alex, entre otros, separados por una línea cada vez más indistinguible de las actrices que los interpretan. “Yo voy evolucionando y ella también cambia”, agrega Schilling, aceptando la fama que esta serie le ha proporcionado.

El nombre de Jenji Kohan, creadora y máxima responsable de la serie, parece el de la virgen de los sicarios de la penitenciaría de mujeres de Litchfield de lo venerado que es allí. “Es que tengo 60 años y un papel así es un absoluto milagro. Así es Jenji, alguien nada convencional, un genio capaz de liberarnos con papeles complejos, profundos, divertidos y que son reales”, dice Mulgrew, Red en la cárcel.

Candidata a 12 premios Emmy con su primera temporada, segura aspirante a más galardones con la segunda y renovada por una cuarta que llegará en 2016, los nuevos 13 capítulos de Orange is the New Black siguen aquello de renovarse o morir. Y para eso añaden un nuevo guisante a la crema con la presencia de Ruby Rose, actriz australiana que interpreta el papel de la carismática, andrógina y encantadora Stella. “Jenji no se iba a perder la oportunidad de jugar con un triángulo amoroso. También veremos a Piper abrirse a nuevos horizontes con nuevas relaciones”, describe Schilling.

No será Uzo Aduba quien reviente la trama de la nueva temporada. Pero en lo que se refiere a su personaje, Crazy Eyes, lo que anticipa es que continuará su comportamiento obsesivo aunque cambie el objeto de su obsesión. “En la primera temporada idolatró a Piper. En la segunda, a Vee. En esta ocasión abordamos el tema de la fe y no hablo solo de la religiosa. Puede ser en otra persona, en el amor, en ti misma”, explica de un papel que, en toda su locura, le resulta muy cercano. “Me suena lo de querer con toda el alma y no ser respondida de la misma forma”, añade quien pasó de estar a punto de abandonar su carrera por culpa de tanto rechazo a ganar un Emmy gracias a este trabajo.

Regreso a la cárcel de ‘Orange Is the New Black’

Con el tiempo, ciertas cosas se han hecho más familiares para las actrices. A Aduba solo le llevan unos 20 minutos hacerse esos moñitos que al principio le costaban casi una hora de peluquería, y el plató es una segunda casa donde las actrices han hecho de sus celdas sus lugares de descanso mientras el diseñador de producción, Michael Shaw, presta cada vez más atención al detalle, escogiendo minuciosamente hasta los títulos de los libros que los personajes tienen en sus estanterías para revelar pequeños fragmentos de sus vidas. “Nos pasamos allí la mitad del año, pero es uno de los mejores ambientes que he disfrutado”, recalca Schilling.

Uniformes en la prisión

A estas alturas, la vanidad o el cansancio debería de aflorar entre las protagonistas de Orange is the New Black, vestidas siempre con el mismo mono nada favorecedor. Nada más lejos de la realidad. Kate Mulgrew se declara una amante de los uniformes. Lo utilizó de niña en el colegio. Luego como la capitán Kathryn Janeway de Star Trek: Voyager. Y ahora como Red, en la cocina de la prisión. “Vale que es algo monótono pero muy liberador”, añade Schilling sobre el uniforme. “Una vez que te lo pones, da igual el exterior de tu personaje. Lo único que importa es el interior, el contenido, la historia y lo que como actriz seas capaz de hacer con ello. Todo un reto”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información