Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Petición de cuatro años de cárcel para Ramoncín por el ‘caso SGAE’

El músico asegura que dejará los escenarios hasta que logre demostrar su inocencia

El juez le acusa de apropiación indebida en una pieza separada del proceso

Ramoncin
El músico Ramoncín, en una imagen de 2012. EFE

La Fiscalía Anticorrupción ha pedido cuatro años y diez meses de cárcel para José Ramón Julio Márquez Martínez, conocido como Ramoncín, en una pieza separada del caso SGAE, en la que el músico está imputado por delitos de falsedad documental, apropiación indebida y administración fraudulenta. El texto también defiende que el músico tendrá que indemnizar a la SGAE con 50.912 euros. Junto con el artista, están imputados los exdirectivos de la entidad José Luis Rodríguez Neri (para el que Anticorrupción pide también cuatro años y diez meses de cárcel), Enrique Loras (dos años) y Pablo Antonio Hernández Arroyo (dos años y nueve meses).

Mientras, Ramoncín ha establecido volcarse en su defensa así que ya no ofrecerá ni conciertos, ni entrevistas. “He decidido sin vuelta a atrás que no voy a volver a subirme a un escenario en este País mientras no pueda colgar un cartel a mi espalda en el que se lea INOCENTE”, reza, literalmente, el comunicado que el músico fió hace unos días a su página oficial en Facebook. 

En el escrito, en el que Anticorrupción pide la apertura del juicio oral, se asegura que Ramoncín "con el exclusivo objetivo de procurarse un lucro ilícito, y su amigo José L. R. Neri, que se prestó a darle su colaboración imprescindible [...] procedieron a la ideación y elaboración de determinada documentación que en apariencia diera cobertura a la ilegítima salida de fondos que iban a llevar a cabo". En su auto del pasado 15 de mayo, el juez De la Mata afirmaba que el cantante, que fue miembro de la Junta Directiva de la SGAE desde 1988 hasta 2007, “durante años presuntamente habría estado emitiendo y cargando a la Sociedad General de Autores y Editores facturas por supuestos servicios (…) que en determinados casos no se corresponden con contraprestación alguna o son simuladas”, todo ello con la "connivencia" de Neri, Loras y Hernández Arroyo. El importe de las cinco facturas supuestamente fraudulentas, emitidas entre septiembre de 2008 y marzo de 2011, alcanza los 57.402 euros. Precisamente De la Mata es el único con el que Ramoncín quiere hablar a partir de ahora: “No voy a volver a dar explicación alguna respecto de este asunto a nadie que no sea el juez”. 

El texto de la Fiscalía Anticorrupción detalla los proyectos que conformaron la supuesta actividad delictiva de Ramoncín, Neri, Loras y Hernández Arroyo. Por ejemplo, El creador: el músico ingresó 10.000 euros de la sociedad Portal Latino a cambio de "unas páginas referidas a un programa de televisión, el cual jamás fue objeto de desarrollo ni de expectativa de beneficio alguno para la sociedad pagadora". Y para el proyecto La caja fuerte virtual, que según la Fiscalía se limitó a un documento en Power Point y un CD con un vídeo, Ramoncín recibió de SDAE (Sociedad Digital de Autores y Editores, cuyo director general era Neri) 5.800 euros "sin que mediara contrato por escrito" ni hubiese "ningún tipo de desarrollo ni de utilidad para la mercantil compradora".  

Tampoco llegó a ningún lado, según Anticorrupción, el Plan de divulgación de los derechos de autor, unas veinte páginas que Ramoncín entregó a la SGAE y por las que cobró 6.962 euros. En ellas, el músico presumía de su experiencia al frente de la entidad, sugería un acercamiento de la entidad a los artistas más jóvenes a través de un programa de colaboración con varios Ayuntamientos y se ofrecía personalmente para coordinar el proyecto, "con una retribución de 15.000 euros" a percibir en diez meses. Una vez más, "este escrito no fue jamás objeto ni basa para la suscripción de contrato o convenio alguno". 

“He tenido que vivir los días más difíciles de mi vida, los últimos siete, al verme señalado, una vez más, por una ignominia que nadie alcanza a comprender, más allá de los que se frotan las manos con el sufrimiento ajeno y los que necesitan más munición para devastar más, y de la que me defenderé hasta que no quede la menor duda de mi honradez”, se defiende el músico en su texto en Facebook. Parece que Ramoncín cancelará, por tanto, el concierto que tenía previsto para el próximo 30 de mayo en la Sala But de Madrid, aunque la actuación sigue apareciendo en su página web. Con sus shows, el músico estaba celebrando la reedición en vinilo de su disco Arañando la ciudad.

El cantante asegura que solo mantendrá “los compromisos que se refieran exclusivamente al interés que puedan suscitar en este momento las reediciones y los asuntos relacionados” con su oficio. Su mensaje cuenta con decenas de respuestas de otros usuarios, que animan al músico y en algunos casos intentan convencerle para que cambie de idea.

De la Mata sustituyó al juez Pablo Ruz en la Audiencia Nacional y heredó, entre otros asuntos, la Operación Saga, una investigación que llevó en 2011 a la detención del entonces presidente de la SGAE, Eduardo Teddy Bautista, acusado de un delito de apropiación indebida, y otros ocho directivos de la entidad. Sin embargo, el juez separó hace diez días una pieza específica centrada en el propio Ramoncín y en los otros tres imputados, ya que el músico “pudo obtener de modo supuestamente ilícito fondos de las entidades del grupo mediante la facturación irregular o sin causa”.

El músico ya declaró ante el juez Ruz en enero de 2013, en el marco de la investigación principal sobre la entidad, por haber facturado supuestamente a la SGAE 170.552 euros de manera irregular o por servicios inexistentes. A la sazón declaró durante más de cuatro horas y al salir aseguró: "Hemos aclarado al juez todas las dudas que tenía, de manera tranquila". Evidentemente, sin embargo, quedaban más dudas.

Más información