Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

La década frenética según Tom Hanks

Cada capítulo de 'Los sesenta' daría para dos horas, pero se concentra en 45 minutos. A ráfagas, con intención, sin ñoñería y poniendo el foco en lo que nos sigue marcando

Bob Dylan en 1964.
Bob Dylan en 1964. Corbis

¿Creía que se ha dicho todo sobre los sesenta, que están muy trillados, que ya vale de nostalgia de lo ye-ye? Se equivoca: no se los habían contado así. Discovery Max ha estrenado en España la serie Los sesenta, diez documentales producidos por Tom Hanks para la CNN. El programa cuenta esa década a ráfagas, pero con intención, dando sentido al relato. A un ritmo trepidante, eso sí, que obliga a estar atento: vistos cinco minutos, ya nos habían hablado de la generación beat y de la psicodelia californiana, de Bob Dylan y de Jerry García, del On the road de Jack Kerouac y del primer viaje con LSD de Ken Kesey. En algún momento, el espectador se queda aturdido y hasta agradece los (por otro lado abusivos) cortes publicitarios para digerir todo eso.

Cada capítulo daría para un par de horas, pero se concentra en 45 minutos. Se combinan valiosas filmaciones de la época —impagable cómo contaban los medios tradicionales la explosión hippy— y la reflexión actual de los protagonistas de entonces. Se nota que se han grabado horas y horas de entrevistas para luego quedarnos con un par de frases de cada entrevistado, las que aportan claves para entender aquello.

No hay ñoñería. El primer capítulo hace comprender cómo el sueño se desvaneció cuando entre los que se ponían flores en el pelo se colaron los matones Ángeles del Infierno o la banda asesina de Charles Mason. Si se peca de algo es de una perspectiva muy americana: la invasión británica se ve desde allí, como si los Beatles hubieran nacido el día que fueron al programa de Ed Sullivan. Pero el segundo capítulo explica bien cómo en aquella generación de rockeros, empeñada en lograr obras maestras de tres minutos, los mejores se motivaban entre sí. Y se subraya que fueron ingleses, por ejemplo los Stones, quieres recuperaron para el público blanco de EE UU su mejor música negra.

Las dos primeras entregas de Los sesenta abordaban lo musical, pero de fondo insistían en lo sociológico, con el foco en eso que sigue marcando nuestro estilo de vida. Del hedonismo al activismo, de la secularización a la píldora, de la cultura de masas al afán por parecer jóvenes para siempre, mucho de lo que nos caracteriza hoy hunde sus raíces en las batallas libradas en aquella década. Nos queda por ver el auge y caída de Luther King y de Kennedy, el viaje a la Luna o la crisis de los misiles. Prepárese, porque Tom Hanks no le dejará parpadear.