Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Traumas (y almas) persas

'A la sombra del árbol violeta' es un relato coral de Sahar Delijani

Traumas (y almas) persas

Este primer libro de Sahar Delijani (Teherán, 1983), escritora iraní formada en Estados Unidos, es también su tanteo inicial en el género de la novela. A la sombra del árbol violeta contiene un relato coral que, a pesar de la inspiración autobiográfica, está escrito en una sólida tercera persona. Mediante un constante juego de saltos en el espacio y el tiempo, las siete partes del texto recorren la historia reciente de Irán a través de las experiencias de un grupo de personas que sufrieron los efectos de la represión política en los años ochenta. La propia Delijani, hija de opositores al régimen teológico instaurado por los ayatolás en 1979, nació y pasó los primeros meses de vida en la cárcel teheraní de Evin.

Tanto el alter ego de la autora —Neda en la novela— como los demás personajes sufren los traumas del exilio, la tortura, la prisión y, en algunos casos, la muerte. Es precisamente el número excesivo de personajes lo que imprime a la novela cierto aire de ejercicio o tanteo. Y esto a su vez invita a considerar la relación del libro con la "literatura de miserias" que en las últimas décadas se ha hecho con estantes propios en las librerías. Por lo general, este tipo de historias se proclaman relatos auténticos de los abusos sufridos por los narradores cuando eran niños o adolescentes y se centran en las peripecias de un solo personaje, lo que les proporciona cierta unidad. La unidad de la autobiografía. Valga por ejemplo aquel famoso Yo, Rigoberta Menchú que, entre otras consideraciones, aupó a su autora hasta el Premio Nobel (de la Paz). Aquí, sin embargo, la autora ha optado por novelar las experiencias reales de muchas personas sin llevar a cabo esa depuración de los materiales que es propia de la narración literaria, y que la distingue de la crónica histórica.

De haber condensado todos los casos de niños en dos o tres historias paralelas, habría ganado en solidez y, posiblemente, en intensidad. O quizá podría haber hecho todo lo contrario, expandiendo e intensificando las historias de cada uno de ellos hasta escribir una gran saga de lo sucedido en Irán a raíz de la revolución islámica. No quiero pasar por alto el anglicismo "nuez de Adán", aunque ya no sorprenda a nadie, ni lo extraña que resulta la denominación "guerra de independencia italiana" para designar la Unificación de 1860.

También se hace raro que una mujer caiga rendida de admiración ante un hombre porque este haya leído "de cabo a rabo el Manifiesto", como si fuera una proeza transitar las escasas páginas de la proclama escrita por Marx y Engels (otra cosa sería que el personaje hubiese leído El capital). Detalles aparte, Delijani ha escrito una notable primera novela, sobre todo gracias a su solvencia en la descripción de escenas, a la habilidad con que maneja los elementos simbólicos y a sus dotes como escudriñadora de almas.

A la sombra del árbol violeta. Sahar Delijani. Traducción de Rita da Costa. Salamandra. Barcelona, 2014. 284 páginas. 19 euros

Más información