Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clima

España es el país europeo donde se muestra la mayor indiferencia hacia los asuntos que tienen que ver con la ecología y su Ministerio de Medio Ambiente es mudo e invisible

Clima

En España no se celebra el Día sin Coches, sino que se celebra el Fracaso del Día Sin Coches. Sucede así cada año. Por eso las televisiones prestan más atención a la indiferencia general durante el día señalado que a calentar en las jornadas previas como hacen, de manera primorosa, con cada partido de fútbol que luego retransmitirán. Por la costumbre de celebrar fracasos, tampoco le dimos demasiada importancia a las manifestaciones por el cambio climático, así que es posible que dentro de poco acabemos festejando el Día de la Negación del Cambio Climático. Somos así. Durante años el chascarrillo en Barcelona cuando llegaba este día sin coches era recordar al alcalde Clos. Un año lo habían entrevistado en una emisora de radio en el día del festejo y a la pregunta de cómo había llegado hasta la emisora esa mañana contestó con un: “En coche, naturalmente”.

El azar ha querido que Madrid festejara su fracaso anual del día sin coches con la toma de declaración a Esperanza Aguirre por su encontronazo con la Policía Municipal tras aparcar en el carril bus de la Gran Vía y darse luego a la fuga hasta ser protegida en casa por sus guardias civiles particulares. Esperanza Aguirre se ha quejado, y con razón, de la tardanza en llamarla a declarar, desde el mes de abril hasta el nuevo curso, justo cuando andan en liza los candidatos dentro de los partidos a postularse para la alcaldía. Pero hubiera hecho mejor en quejarse a su exministro de Justicia y predecesor en el cargo, no vaya a ser que alguien le recuerde que cualquier otro ciudadano habría pasado la noche en comisaría y le habrían tomado declaración un ratito después de abandonar el calabozo.

Más allá de las anécdotas chuscas y los días internacionales de cualquier cosa, España es el país europeo donde se muestra la mayor indiferencia hacia los asuntos que tienen que ver con la ecología y su Ministerio de Medio Ambiente es mudo e invisible. Al partido Equo se le escucha demasiado poco en la pelea electoral y muchos temen que será sepultado por alternativas más ruidosas. Si ese no es el camino habrá que encontrar otro, porque solo hay una cosa más terca que un español, y es el clima.