Los premios de la televisión estadounidense

Los Emmy, en clave femenina

Julianna Margulies, Jessica Lange, Allison Janney y otras mujeres triunfadoras en los premios

Allison Janney, con su segundo Emmy de 2014.
Allison Janney, con su segundo Emmy de 2014.

"Qué gran momento para la mujer en la televisión". No lo decimos nosotros. Lo dice Julianna Margulies, ganadora del Emmy a la mejor actriz protagonista de drama. La actriz de The Good Wife empezaba así su discurso de agradecimiento del segundo premio Emmy que recibe por interpretar a Alicia Florrick, la mujer sobre cuyos hombros descansa una serie que, más allá de ser un drama legal, trata del crecimiento y desarrollo de Alicia como, precisamente, mujer.

El gran momento al que hacía referencia Margulies, y del que ella es uno de sus máximos exponentes, quedó bien reflejado en los premios que se entregaron en Los Ángeles en la noche del lunes. No solo para las mujeres, sino también para las mujeres veteranas, aquellas que, en ocasiones, lo pueden tener más complicado en la gran pantalla. Jessica Lange y Kathy Bates son un ejemplo de ello. En televisión han encontrado papeles casi a su medida (sobre todo en el caso de Lange). Sus interpretaciones en American Horror Story: Coven les han valido sendos premios Emmy. Anna Gunn también se apunta al reinado de las mujeres en la televisión, con su segundo premio por Breaking Bad.

Más información

Pero si alguien ha brillado este año en los Emmy, esa ha sido Allison Janney. La actriz, ganadora de cuatro premios por El ala oeste de la Casa Blanca, ha vuelto a estos galardones por la puerta grande haciendo doblete. El fin de semana pasado recogió un premio por su participación en Masters of Sex, mientras que en la noche del lunes hizo lo propio como actriz de reparto en Mom. Dos premios, por drama y comedia, en el mismo año. Algo al alcance de poca gente. Mientras, la gran dama de la comedia actual, al menos como protagonista, sigue siendo Julia Louis-Dreyfus, que recibió el lunes su tercer Emmy consecutivo por interpretar a la vicepresidenta Selina Meyer en Veep, el quinto Emmy de su carrera. Además, su beso con Bryan Cranston, entre risas y aplausos del público presente, volvió a demostrar su maestría como cómica en cualquier circunstancia.

Más mujeres de premio. Gail Mancuso subió al escenario para recoger su segundo Emmy a la mejor dirección por Modern Family. También fue una mujer, Moira Walley-Beckett, la que firmaba el mejor guion de drama del año, el que estaba detrás del capítulo Ozymandias, uno de los últimos episodios de Breaking Bad y considerado por buena parte de la crítica como una de las mejores entregas de la serie.

Nombre femenino también tuvo el que quizá fue el momento más polémico de la noche. Sofía Vergara no estaba nominada este año por Modern Family, pero aún así, dio mucho que hablar cuando acompañó con su presencia sobre un pedestal giratorio al discurso del presidente de la Academia de la Televisión estadounidense, Bruce Rosenblum. Este gag fue calificado de sexista por muchos espectadores, algo a lo que la propia Vergara restó importancia más tarde reivindicando su derecho a utilizar su cuerpo para hacer humor.

Sofía Vergara y el presidente de la Academia de la Televisión de Estados Unidos, Bruce Rosenblum.
Sofía Vergara y el presidente de la Academia de la Televisión de Estados Unidos, Bruce Rosenblum.Lester Cohen / WireImage

Aunque fuera de forma colateral, otra mujer es, en parte, responsable del Emmy que consiguió Louis CK por el guion del capítulo So did the fat lady. En él, la actriz Sarah Baker pronuncia, en un largo plano secuencia, un discurso en el que toma la palabra por todas las mujeres gordas y critica la forma condescendiente con la que las tratan algunos hombres. Un monólogo de Emmy escrito por un hombre pero pronunciado por una mujer y que, cuando se emitió, logró una gran repercusión por su contenido.

Otras mujeres llegaron a los Emmy haciendo mucho ruido: las protagonistas de Orange is the new black. Aunque la tragicomedia, centrada en la vida en una prisión femenina, no logró llevarse ningún premio en la noche del lunes, sí lo hizo hace unos días una de sus actrices, Uzo Aduba (Crazy Eyes en la ficción). Además, la serie hizo historia con Laverne Cox, primera actriz transexual en estar nominada a un Emmy. Y si hablamos de mujeres que siguen esperando su reconocimiento en estos premios, no nos podemos olvidar de las féminas de Mad Men, una serie dominada, aparentemente, por hombres pero en la que las mujeres son las que llevan gran parte del peso de la historia. El próximo año, Elisabeth Moss, Christina Hendricks y compañía tendrán su última oportunidad para lograr un Emmy por la serie que las convirtió en estrellas. Y si lo consiguen, lo tendrán más que merecido.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50