Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La isla de la infancia

El joven Nick Dybeck rinde homenaje a Stevenson y su 'Isla del Tesoro'

La isla de la infancia

También Jim Hawkins hizo memoria de su tiempo de infancia. Lo hizo para contar sobre lo que aconteció. La posada del almirante Benbow, lo del mapa, el doctor Livesey, John Silver, Ben Gunn, la historia del capitán Jonathan Flint… Esto era en La isla del tesoro. Pero aquí y ahora estamos en Bajo el cielo de Greene Harbor, la primera novela de Nick Dybek, y es Chicago y es Cal Bollings quien en un bar llamado Bowman nos dice que hay detalles del pasado que nunca se desenredan del presente. Se escucha Goodbye Pork Pie Hat, y el olor que emerge de las alcantarillas es igual al del puerto brumoso de su infancia, y la música que suena es una de las canciones que escuchaba su madre. Así pues, memoria en plena ebullición.

Retrocedamos: Greene Harbor en Loyalty Island. Verano de 1986. Cal tiene 14 años y aún recuerda cuando su padre le leía La isla del tesoro. La obra de Stevenson se repetirá durante el tiempo de disfrute de la novela de Dybek, una historia de aprendizaje y revelación, también una intensa intriga psicológica que atrapa. Nick Dybek, el joven autor norteamericano, nos hace respirar el paisaje, carácter y circunstancias de una comunidad cuyo legado es la aceptación del destino: la pesca en Alaska, la luz grisácea, las corrientes del mar de Bering, la humedad que desdibuja rostros y casas, el sonido de las cangrejeras.

Pero Cal también hereda de su madre, una mujer hermosa procedente de la soleada California, una educación musical que hace que su oído sintonice con melodías y palabras.

Diálogos repletos de miedos, dudas y conflictos: la maldad y el perdón, la culpa y la verdad. Y estará la cualidad de los héroes, ese sentimiento de admiración que prevalece sobre alguien a quien nunca imaginamos villano. Sombras del pasado que apelmazan el presente. La historia envuelve con fuerza a quien lee y le lleva con el protagonista a esas noches felices donde el padre de Cal le contaba historias que comenzaban así: "Cuando el capitán Flint todavía era un buen hombre...". Ese es el título original de la novela.

 Bajo el cielo de Greene Harbor. Nick Dybek. Traducción de Magdalena Palmer. Salamandra. Barcelona, 2014. 252 páginas. 18 euros

 

 

Más información