Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un Quijote que canta en chino

David Lou, médico español hecho cantautor en China, arrasa allí en una gira tras debutar en la lengua de ese país

David Lou en concierto en la sala 696 Live de Shanghái.
David Lou en concierto en la sala 696 Live de Shanghái.

En la calle, David García Lou (Madrid, 1986) llama la atención. En China no es habitual ver a un occidental con una guitarra y un amplificador que, a pesar de la siempre cercana presencia de la Policía, se hace fuerte en una esquina. Pero el verdadero asombro se dispara cuando Lou abre la boca. Se trata del primer español que edita un disco íntegramente en chino, Los sueños de Don Quijote, y el primero que consigue vendérselo a un sello local y llevar a cabo una gira por 50 ciudades del gigante asiático. Público no le falta, porque Lou ha sabido labrarse la fama en el ciberespacio chino, donde suma 20.000 seguidores.

 

No ha sido fácil. Llegó a Shanghái hace casi tres años, nada más haber acabado la carrera de Medicina. Encontró trabajo en un hospital, pero decidió dejarlo para estudiar el idioma, algo que le llevó a retomar su pasión por la guitarra y a interpretar algunas canciones en chino “por diversión”. En un viaje a Dali, en la provincia de Yunnan, tocó por primera vez en la calle y dio la primera campanada. “La calle se llenó, muchos me preguntaron por mi historia, e incluso me invitaron a su casa”. A Lou le pareció una buena forma de conocer el país, y decidió repetir la experiencia en otras ciudades con un espectáculo mejor preparado. Así nació Loudawei.

“Al principio hacía versiones de una decena de canciones chinas y alguna en español. La gente me hacía fotos, charlaba conmigo, y luego lo subía a Weibo —a principal red social—. Al final vi que si publicaba un mensaje avisando de que iba a tocar en un lugar concreto, allí había gente esperando”. Fue cuando vio la posibilidad de vivir de la música y se decidió a dar un paso más. "Durante 2012 escribí ocho canciones en chino, y en Navidad fui a España a grabar un disco”. En sus letras, Lou recuerda Madrid, parodia un famoso programa de televisión chino para buscar pareja y cuenta cómo se dio de bruces para encontrar músicos que le acompañasen en Lijiang, la ciudad en la que vive. “Quiero que sea un puente entre China y España”, asegura.

Con esas canciones Lou regresó a China. Allí reclutó a su escudero, el guitarrista gallego Paco Pais, y a una manager local, y juntos comenzaron una ambiciosa gira que sorprende por su éxito. Lou está llenando casi todos los garitos. Le quitan los discos de las manos, así que está pensando ya en incorporar más músicos al grupo. “Tengo que perfilar un proyecto sólido, porque creo que en China tengo varios factores a favor. Cada vez hay más extranjeros que cantan en chino, pero parece que interesa mi actitud viajera, el afán por conocer al público y no dejar de tocar en la calle. Además, creo que a la gente le gustan las letras y la música que hago”.

Lou no tiene intención de regresar a la medicina. Ni a España. “Como la gira va muy bien es posible que decidamos alargarla. Quiero seguir creciendo en lo musical, componer e incorporar músicos españoles y chinos”. Pais, comparte ese objetivo. Pero está abierto a trabajar como guitarrista para otros grupos. “En ciudades como Shanghái hay oportunidades. Se puede vivir de la música”.