Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Top chef’ a la española

Alberto Chicote, Susi Díaz y Ángel León elegirán en un ‘reality’ de Antena 3 al mejor cocinero

Ángel León (izquierda), Alberto Chicote y Susi Díaz, jueces de Top chef. Ampliar foto
Ángel León (izquierda), Alberto Chicote y Susi Díaz, jueces de Top chef.

Es un plato con éxito. Los países que lo prueban, repiten. Se elaboró por primera vez en EE UU, pero se ha copiado en Canadá, Francia, Portugal, Grecia, Finlandia, Rumania, Polonia, Bélgica e Indonesia. Ahora le toca el turno a España, donde será cocinado por las manos de tres chef: Susi Díaz, Ángel León y Alberto Chicote. El plato en cuestión es Top chef, un reality producido por Boomerang que emitirá Antena 3.

Chicote será el capitán de un jurado que completan Díaz y León, ambos con sendas estrellas Michelin. Además, David de Jorge, conocido como Robin Food, colaborará como juez invitado. Los concursantes son cocineros con experiencia que “no estarán para aprender, sino para demostrar sus habilidades”, afirman fuentes de Atresmedia, para así diferenciarse del MasterChef de TVE.

Los participantes, alrededor de 15, competirán en pruebas individuales y grupales. En cada programa uno será eliminado. Díaz explica que los retos serán similares a las dificultades diarias de la cocina de un restaurante, como que se rompa un horno. “En esos pequeños detalles se conocen las habilidades de los buenos cocineros”, comenta la chef.

Tanto jueces como concursantes seremos originales y naturales

Ángel León, chef

Sin entrar en detalles sobre las pruebas, León asegura que serán “complicadas” y “duras” por el poco tiempo que tendrán los concursantes, que “deberán echar mano de la improvisación y el compañerismo para salir adelante”. “Las pruebas tendrán giros sorpresa, que pondrán al límite las capacidades de unos experimentados concursantes”, advierte la cadena. Después de cada prueba los participantes compartirán “espacios comunes” para comentar lo sucedido porque “en Top chef no solo se trata de demostrar las habilidades como chef, sino de saber trabajar en equipo”.

En la versión estadounidense, los concursantes pasan por dos tipos de pruebas: quickfire (fuego rápido) y elimination challenge (reto de eliminación). En la primera cada uno debe cocinar un plato que cumpla ciertos requisitos, como el uso de un ingrediente o inspirar cierto sabor. Tienen una hora —o menos— para cocinar y un juez invitado selecciona a uno o varios ganadores. La segunda prueba es más compleja, por lo que los concursantes tienen varias horas o días para terminarla. Además, pueden formar equipos.

En España, además de las pruebas, los concursantes deberán superar las exigencias específicas de cada uno de los jueces: creatividad, diversidad de menús, disciplina, limpieza. Chicote asegura que será igual de exigente que en Pesadilla en la cocina (La Sexta), donde se caracteriza por un carácter fuerte y mano dura. “Somos quienes somos, no podemos cambiar”, dice el chef, uno de los pioneros en mezclar la cocina tradicional con las nuevas tecnologías. “Las cualidades que valoro son la creatividad, el desarrollo técnico y mucho amor por este oficio”, afirma Chicote. Y es precisamente a la profesión de cocinero a la que le vienen “bien” estos programas de gastronomía, según Díaz, ya que fomentan la cocina española.

Para León (apodado El cocinero del mar) la complejidad de un reality consiste en la naturalidad. “Tanto jueces como concursantes somos originales y naturales. Al no haber un guion, no tenemos preparado lo que vamos a decir o hacer”. Díaz señala que después de pasar por Proteína marina y Si las quieres las comes, Top chef es el primer espacio en el que no le toca cocinar. Los tres jueces destan el buen rollo entre ellos. “Nos conocemos de hace años y somos muy amigos”, afirma León; Chicote resalta: “Nos une la ilusión por lo que hacemos y disfrutamos”, y Díaz asegura que las diferencias de carácter “suman” en beneficio del programa, ya que cada uno “pone lo mejor de sí”.

Top chef comenzó en EE UU en marzo de 2006 (en el canal Bravo) y lleva ya 10 las temporadas. En Francia, M6 ha finalizado la cuarta etapa y está confirmada la quinta. En EE UU, el premio de la octava entrega (200.000 dólares, 150.000 euros) ha duplicado el de la primera. El formato, nominado a los Emmy, ha creado versiones para cocineros consagrados (Top chef masters), reposteros (Just deserts) o adolescentes (Top chef junior).

Más información