Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESTRENO

Una de vikingos

El canal TNT estrena una serie sobre los feroces guerreros dirigida por Michael Hirst

Escena de la serie 'Vikingos'.
Escena de la serie 'Vikingos'.

Michael Hirst (Londres, 1952) puede ser un desconocido para el gran público pero desde luego no lo es para la industria. De su pluma han surgido series como Camelot o Los Tudor y películas como Elizabeth y es célebre por su talento a la hora de sumar ficción con hechos históricos y que el espectador no intuya la bisagra que separa ambos géneros. Esa naturalidad a la hora de crear productos para el gran público le ha llevado hasta lo que muchos consideran como su mejor trabajo: Vikingos (estreno hoy, 22.30, en TNT, dial 24 de Canal +).

 “Hace unos años la gente de MGM (Metro Goldwyn Mayer) me tanteó. Tenían los derechos de muchos clásicos como Los vikingos, la película de Richard Fleischer, y decidieron que quizás fuera el momento de hacer algo con ello, quizás un remake o una serie de televisión, no estaba claro. Yo me mostré muy interesado porque algunos años antes había leído un guión sobre Alfredo el Grande, que había luchado contra los vikingos. Empecé a investigar y descubrí cosas muy interesantes, a pesar de que es muy difícil encontrar información sobre ellos. La cuestión es que al final no salió nada, lo cual fue francamente frustrante pero habitual Años después alguien se me acercó para encargarme el desarrollo de una serie sobre el tema y con esa información que tenía guardada empecé de nuevo”.

Hirst es un hombre extremadamente afable y la cita se produce en su club. Uno de esos clásicos refugios londinenses donde no está permitido usar el móvil. “La cuestión es que empecé a hacer más búsqueda y me encontré con un problema básico: ¿cómo hacer una serie con los vikingos como protagonistas, cuando estos están catalogados como asesinos que llegaban y mataban a todo el mundo? Así que me tomó un tiempo desarrollar la idea y encontrar a mi héroe. Cuando acabé llevamos el proyecto a varias cadenas pero History Chanel fue el que más insistió: la quería como fuera. Creí que tenía mucho sentido hacerla allí porque es, básicamente, una serie de raíces históricas”.

La serie ha conquistado a la audiencia estadounidense y ha condenado a Hirst a escribir otra temporada (con opción a una tercera): “¿Qué quiero contar? Hay algo que me sorprende y es la cantidad de prejuicios que existen sobre ellos, la mala fama que tienen, por decirlo de un modo sencillo. Todas las decisiones las tomaban por asamblea, en uno de los procesos democráticos más cristalinos que se conocen. Respetaban a las mujeres, que eran parte esencial de las tomas de decisiones y eran admitidas en todos los ámbitos de su sociedad. Y sí, eran guerreros feroces y no tenían miramientos, pero eso puede aplicarse a casi cualquier sociedad en aquellos tiempos”.