Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ninfas del bosque de Chanel

Karl Lagerfeld recrea en su último desfile un bosque con más de 3.000 arbustos, 90 robles y 70 pinos de Normandía

  • Los decorados de los desfiles de Chanel son una muestra del poder de la mayor firma de lujo del mundo. Para presentar la colección de alta costura de primaveraverano 2013, el diseñador Karl Lagerfeld pidió un bosque. Más de 3.000 arbustos, 90 robles y 70 pinos fueron transportados desde Normandía hasta el interior del Grand Palais. Unas escaleras de madera recorrían el frondoso vergel, ambientado con sonidos de pájaros, y desembocaban en un anfiteatro sobre un claro. Ante la preocupación de los invitados, la compañía aseguraba que ningún árbol había sido cortado para el montaje.
    1Los decorados de los desfiles de Chanel son una muestra del poder de la mayor firma de lujo del mundo. Para presentar la colección de alta costura de primavera/verano 2013, el diseñador Karl Lagerfeld pidió un bosque. Más de 3.000 arbustos, 90 robles y 70 pinos fueron transportados desde Normandía hasta el interior del Grand Palais. Unas escaleras de madera recorrían el frondoso vergel, ambientado con sonidos de pájaros, y desembocaban en un anfiteatro sobre un claro. Ante la preocupación de los invitados, la compañía aseguraba que ningún árbol había sido cortado para el montaje. AFP
  • El clásico traje de tweed de Chanel modifica sus hechuras para acentuar sus líneas horizontales. El énfasis está en los hombros que se acentúan en casi todos los 67 conjuntos presentados. Las botas, realizadas en encaje o en el mismo tejido que el traje, se pierden bajo la falda pero dejan los dedos al aire. Todas las modelos llevan tocados de plumas en la cabeza.
    2El clásico traje de tweed de Chanel modifica sus hechuras para acentuar sus líneas horizontales. El énfasis está en los hombros que se acentúan en casi todos los 67 conjuntos presentados. Las botas, realizadas en encaje o en el mismo tejido que el traje, se pierden bajo la falda pero dejan los dedos al aire. Todas las modelos llevan tocados de plumas en la cabeza.
  • El juego de los hombros continúa durante las variaciones de una de las piezas estrella de la casa. El escueto vestido negro (LBD, según sus siglas en inglés) se abre en un exagerado escote barco y descubre un gran cuello cubierto de lentejuelas blancas. Es un guiño al esmoquin, otra de las prendas favoritas de Karl Lagerfeld. Vestidos de corte imperio o encajes que parecen congelados salpican la inicial sección de día.
    3El juego de los hombros continúa durante las variaciones de una de las piezas estrella de la casa. El escueto vestido negro (LBD, según sus siglas en inglés) se abre en un exagerado escote barco y descubre un gran cuello cubierto de lentejuelas blancas. Es un guiño al esmoquin, otra de las prendas favoritas de Karl Lagerfeld. Vestidos de corte imperio o encajes que parecen congelados salpican la inicial sección de día.
  • Las flores distan de ser un tema original para la primavera.  Pero pocas veces tienen un protagonismo tan acusado como en esta temporada. Ya fueron el tema de la colección de Raf Simons para Dior y vuelven a serlo en la de Lagerfeld para Chanel. El septuagenario alemán las introduce en llamativos colores sobre azul marino o negro o, incluso, se atreve a construir una gran columna floral bajo una chaqueta rosa.
    4Las flores distan de ser un tema original para la primavera. Pero pocas veces tienen un protagonismo tan acusado como en esta temporada. Ya fueron el tema de la colección de Raf Simons para Dior y vuelven a serlo en la de Lagerfeld para Chanel. El septuagenario alemán las introduce en llamativos colores sobre azul marino o negro o, incluso, se atreve a construir una gran columna floral bajo una chaqueta rosa.
  • La más exitosa serie de vestidos de la colección –un alucinante trabajo de bordado de los artesanos de que pinta flores blancas y rojas sobre negro- se cierra con la modelo Saskia de Brawn, una de las favoritas de Lagerfeld, dando vueltas sobre sí misma modelo. Esta concesión interpretativa subraya el aire vagamente enajenado que el maquillaje corrido y los tocados confieren a las modelos.
    5La más exitosa serie de vestidos de la colección –un alucinante trabajo de bordado de los artesanos de que pinta flores blancas y rojas sobre negro- se cierra con la modelo Saskia de Brawn, una de las favoritas de Lagerfeld, dando vueltas sobre sí misma modelo. Esta concesión interpretativa subraya el aire vagamente enajenado que el maquillaje corrido y los tocados confieren a las modelos.
  • Como si los pájaros hubieran bajado de las cotas de los árboles, el desfile termina con una sucesión de vestidos emplumados. En blanco y negro, en rosa y en verde agua. Plumas y flores para un festín de alta costura en el bosque con un tono más nostálgico del que Lagerfeld –que odia mirar atrás- habitualmente se permite.
    6Como si los pájaros hubieran bajado de las cotas de los árboles, el desfile termina con una sucesión de vestidos emplumados. En blanco y negro, en rosa y en verde agua. Plumas y flores para un festín de alta costura en el bosque con un tono más nostálgico del que Lagerfeld –que odia mirar atrás- habitualmente se permite.
  • El desfile se cierra con dos novias de la mano acompañadas de un niño. Toda una declaración de principios cuando Francia se encuentra inmersa en el debate acerca del proyecto de ley que reconoce el derecho al matrimonio y a la adopción de parejas homosexuales.
    7El desfile se cierra con dos novias de la mano acompañadas de un niño. Toda una declaración de principios cuando Francia se encuentra inmersa en el debate acerca del proyecto de ley que reconoce el derecho al matrimonio y a la adopción de parejas homosexuales.