Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Total

Los rumores sobre el fin del mundo son tan persistentes que la recuperación en Versión Española de Total, la versión rural del Apocalipsis rodada por José Luis Cuerda en 1983 para TVE, resultó tan oportuna como un ataque de tos en un concierto de Rachmaninoff. Lo de ahora nos parece el fin del mundo, pero en realidad se trata de privatizar la sanidad, la educación y el transporte básico en España. Es un negocio que necesita del pavor como aliado y un tiempito de mayorías absolutas. La emisión de Total, protagonizada por actores secundarios, como la política actual, sirvió también para recordar el bronco encanto de Fernando Vivanco, fallecido recientemente en el más español de los silencios.

Versión Española es uno de esos programas que funciona por su simplicidad y su buen criterio. Presentado con perfección por Cayetana Guillén Cuervo resiste el tiempo y quiso festejar el talento de Cuerda, con dos comentaristas de lujo: Javier Cansado y Joaquín Reyes. Otra de las virtudes del programa es que explora nuevos invitados dando la vuelta al calcetín del diálogo con actores y directores. Recientemente nos proporcionó un soberbio rato de tele junto al gran decorador Gil Parrondo. Si no funcionaron demasiado bien los guiños cómicos de introducir frases de antiguos invitados ni tampoco algún otro gag forzadillo fue porque igual que de seleccionador español de fútbol servimos todos, de humorista ya la cosa se complica. Reyes y Cansado rescataron con sus menciones algunos pedazos de humoristas clásicos, a los que se citó como referencia. Puede que España dé pena, pero quizá por eso mismo, a lo largo de los años, también ha dado mucha risa.

En el archivo de la tele pública, los números de Cansado y su pareja profesional, el irrepetible genio Carlos Faemino, son una joya imperecedera. Hoy más que nunca orgullo del tercer mundo. Y los Celebrities de Joaquín Reyes al frente de los Muchachada han dedicado siempre un rinconcito cariñoso a los directores de cine, con ortoimitaciones de Tarantino, Lars Von Trier, Coixet o Almodóvar. Cuerda en Total presentaba un proceso de apocalipsis bastante más racional que el que hoy se propone desde la parte seria. Derrumbe y vuelta a las ovejas. Volver a verla fue un gusto esclarecedor.