Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fotografía llega a la National Gallery

  • El fotógrafo realiza una alegoría literal de un cuadro barroco del siglo XVII, La riqueza, de Simon Vouet, pintado en 1635. La ilusión fotográfica es rica en detalle; cada figura y cada tono son imaginados de nuevo en total empatía con la creación original de Vouet.
    1El fotógrafo realiza una alegoría literal de un cuadro barroco del siglo XVII, La riqueza, de Simon Vouet, pintado en 1635. La ilusión fotográfica es rica en detalle; cada figura y cada tono son imaginados de nuevo en total empatía con la creación original de Vouet.
  • Las fotografías de Delahaye cuentan historias, y para eso es necesario la expresión y el drama, componentes claves del arte y que aparecen en este 'retablo'. En esta fluida escena de claroscuros sorprendentementes barrocos, los gestos de los delegados y de los reporteros comunican un registro que nos recuerda a Caravaggio.
    2Las fotografías de Delahaye cuentan historias, y para eso es necesario la expresión y el drama, componentes claves del arte y que aparecen en este 'retablo'. En esta fluida escena de claroscuros sorprendentementes barrocos, los gestos de los delegados y de los reporteros comunican un registro que nos recuerda a Caravaggio.
  • Billingham buscó un idilio atemporal en los paisajes del sur de Inglaterra; los prados de una granja y un campo de golf. Como ocurre con 'El maizal', de John Constable, una escena banal resulta transformada por la belleza de la frondosidad oscura que enmarca la luminosa lejanía
    3Billingham buscó un idilio atemporal en los paisajes del sur de Inglaterra; los prados de una granja y un campo de golf. Como ocurre con 'El maizal', de John Constable, una escena banal resulta transformada por la belleza de la frondosidad oscura que enmarca la luminosa lejanía
  • Como ocurre en la escultura 'Laocoonte y sus hijos' una criatura marina se enrosca alrededor de una figura masculina, y como en la obra clásica, el efecto es a la vez sensual y perturbador. La pintura es, sorprendentemente, escultórica.
    4Como ocurre en la escultura 'Laocoonte y sus hijos' una criatura marina se enrosca alrededor de una figura masculina, y como en la obra clásica, el efecto es a la vez sensual y perturbador. La pintura es, sorprendentemente, escultórica.
  • Es una representación del cuerpo humano en una posición dinámica extrema, en la que los protagonistas luchan contra las serpientes marinas que representan la venganza divina.
    5Es una representación del cuerpo humano en una posición dinámica extrema, en la que los protagonistas luchan contra las serpientes marinas que representan la venganza divina.
  • Una de las fotografías fijas, realizadas por Parr, de la serie inglesa 'Signo de los tiempos' de la BBC, sobre la vida británica moderna. La pose y la rigidez nos remite a obras de Thomas Gainsborough como 'El señor y la señora Andrews' pintado en 1750.
    6Una de las fotografías fijas, realizadas por Parr, de la serie inglesa 'Signo de los tiempos' de la BBC, sobre la vida británica moderna. La pose y la rigidez nos remite a obras de Thomas Gainsborough como 'El señor y la señora Andrews' pintado en 1750.
  • Es la primera incursión de Wall en el arte histórico y se inspira en 'La muerte de Sardanápalo', el famoso cuadro de Delacroix. Recrea la composición diagonal con muebles desvencijados y ropas dispersas. Es como si representara las secuelas de la destrucción: la escena sigue quieta y los protagonistas se ausentan.
    7Es la primera incursión de Wall en el arte histórico y se inspira en 'La muerte de Sardanápalo', el famoso cuadro de Delacroix. Recrea la composición diagonal con muebles desvencijados y ropas dispersas. Es como si representara las secuelas de la destrucción: la escena sigue quieta y los protagonistas se ausentan.