Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Retorno a los salones de Dior

  • Hoy se ha presentado la segunda colección de alta costura que la firma Dior exhibe sin un director creativo al frente. Tras el despido de John Galliano, en marzo del año pasado, la marca está en manos de un equipo liderado por el antiguo ayudante del diseñador británico, Bill Gaytten. Para la temporada anterior, Dior mantuvo la ampulosa puesta en escena y el lugar (el museo Rodin) que solía utilizar en los últimos años de Galliano. La colección, muy ambiciosa, obtuvo críticas nefastas. En esta ocasión, se ha optado por volver a un formato más íntimo con dos pases en los salones de la casa de Avenue Montaigne.
    1Hoy se ha presentado la segunda colección de alta costura que la firma Dior exhibe sin un director creativo al frente. Tras el despido de John Galliano, en marzo del año pasado, la marca está en manos de un equipo liderado por el antiguo ayudante del diseñador británico, Bill Gaytten. Para la temporada anterior, Dior mantuvo la ampulosa puesta en escena y el lugar (el museo Rodin) que solía utilizar en los últimos años de Galliano. La colección, muy ambiciosa, obtuvo críticas nefastas. En esta ocasión, se ha optado por volver a un formato más íntimo con dos pases en los salones de la casa de Avenue Montaigne. EFE
  • Hay quien empieza a sugerir que Dior tal vez no necesite un director creativo. A pesar de las críticas, las ventas en todas las divisiones han aumentado desde la salida de Galliano. Incluso, en la alta costura. Gaytten y su equipo han preferido, en todo caso, jugar sobre seguro. La colección para primaveraverano 2012 “es un análisis profundo del 'savoir faire' de la casa” que revela la arquitectura de las prendas en un juego de sombras: una sucesión de capas traslúcidas en blanco y negro.
    2Hay quien empieza a sugerir que Dior tal vez no necesite un director creativo. A pesar de las críticas, las ventas en todas las divisiones han aumentado desde la salida de Galliano. Incluso, en la alta costura. Gaytten y su equipo han preferido, en todo caso, jugar sobre seguro. La colección para primavera/verano 2012 “es un análisis profundo del 'savoir faire' de la casa” que revela la arquitectura de las prendas en un juego de sombras: una sucesión de capas traslúcidas en blanco y negro.
  • La vocación de evocar una radiografía explica el uso generalizado de blanco y negro. El color rojo, maquillaje, berenjena y lavanda son las únicas incursiones en otros territorios. “Esta vez hemos dado la vuelta a las prendas de los archivos para examinar a fondo su construcción”, afirma Gaytten. “Queremos mostrar lo que normalmente se oculta”. Muy relajado tras el desfile, Gaytten se ha negado a hacer comentarios sobre su futuro o el de la casa.
    3La vocación de evocar una radiografía explica el uso generalizado de blanco y negro. El color rojo, maquillaje, berenjena y lavanda son las únicas incursiones en otros territorios. “Esta vez hemos dado la vuelta a las prendas de los archivos para examinar a fondo su construcción”, afirma Gaytten. “Queremos mostrar lo que normalmente se oculta”. Muy relajado tras el desfile, Gaytten se ha negado a hacer comentarios sobre su futuro o el de la casa. AFP
  • El trabajo meticuloso de los artesanos es evocado en las puntadas vistas que decoran muchas de las prendas. Desde la salida de Galliano, a menudo se pone el énfasis en su figura. De alguna forma, humanizan una casa sin rostro. Su extraordinaria técnica brilla bordados tan tenues que parecen una sombra. La colección es delicada, pero en su pulcra revisión de los años 50 –todavía muy marcada por el estilo de Galliano- falta el aliento de la inspiración y la originalidad.
    4El trabajo meticuloso de los artesanos es evocado en las puntadas vistas que decoran muchas de las prendas. Desde la salida de Galliano, a menudo se pone el énfasis en su figura. De alguna forma, humanizan una casa sin rostro. Su extraordinaria técnica brilla bordados tan tenues que parecen una sombra. La colección es delicada, pero en su pulcra revisión de los años 50 –todavía muy marcada por el estilo de Galliano- falta el aliento de la inspiración y la originalidad. Getty Images
  • La serie de final de grandes vestidos evoca la obsesión de Christian Dior con la 'Belle Epoque'. Gigantescas piezas formadas con plisados circulares y múltiples ondas. Extrañamente en estos tiempos, se trata de vestidos de fiesta que no tienen ninguna vocación de vestir la alfombra roja.
    5La serie de final de grandes vestidos evoca la obsesión de Christian Dior con la 'Belle Epoque'. Gigantescas piezas formadas con plisados circulares y múltiples ondas. Extrañamente en estos tiempos, se trata de vestidos de fiesta que no tienen ninguna vocación de vestir la alfombra roja. Getty Images