Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

34 segundos que cambiaron el destino de un pueblo

CaixaForum Barcelona presenta una exposición con fotografías y documentales sobre el terremoto de Haití y un simulador de seísmos

"Una mujer me contó que tras el terremoto su hija murió mientras ella escuchaba los sollozos de la niña agonizando bajo los escombros. Su marido trabajaba de recepcionista en un hotel y quedó atrapado bajo las ruinas. La pareja solo podían comunicarse por teléfono con el hombre", relata Oriol Gispert, autor de los documentales que forman la exposición Haití, 34 segundos después. Los 34 segundos que cambiaron el destino de un pueblo. Esta exhibición, que podrá verse en el CaixaForum Barcelona hasta el 12 de junio, acerca a los visitantes la realidad haitiana tras el seísmo con fotografías de Emilio Morenatti y Marta Ramoneda así como documentales, la réplica de una cabaña utilizada para alojar a los supervivientes en un campo de desplazados y una plataforma que simula un terremoto de 7 grados en la escala de Richter.

El visitante puede revivir en persona las sensaciones que se experimentan tras terremoto de esa escala. Para tal efecto se ha dispuesto una plataforma vibratoria que sacude a quien se sitúa en ella mientras se proyectan imágenes del terremoto que se cobró la vida de 220.000 personas y dejó a 2.500.000 sin hogar. Una barraca que simula las utilizadas en los campos de desplazados contiene en su interior fotografías y una explicación de los proyectos humanitarios sufragados con los donativos de la cuenta corriente que abrió la Obra Social de La Caixa a tal efecto. La entidad recogió alrededor de tres millones de euros en tres meses que fueron destinados a la reactivación de la economía y a la reconstrucción de un hospital. Ariadna Bardolet, subdirectora del Área Internacional de la Fundación La Caixa, señala que "es importante que la gente no se olvide un año después de lo que pasó".

"La intención es mantener la conciencia de lo que ocurrió en Haití aprovechando que el país es noticia debido a las elecciones", afirma Francisco Rey, comisario de la exposición. Explica que la comunidad internacional "se comprometió a ofrecer al pueblo haitiano un total de 5.300 millones de dólares en la Conferencia Internacional de Donantes para Haití celebrada en Nueva York hace un año, pero la suma que se ha donado hasta el momento no cumple con lo que se prometió y los recursos están llegando muy poco a poco".

La intención de la exposición es volver a situar el foco mediático sobre un país el 80% de la población del cual vive en condiciones de extrema pobreza. "No obstante, la ayuda humanitaria", manifiesta Rey, "ha ayudado a salvar muchas vidas y a cubrir necesidades básicas a pesar todas las luces y las sombras".

"Pese a la magnitud de lo ocurrido, con los documentales he querido enfatizar la vitalidad, el dinamismo y el optimismo de los haitianos para superar esta situación", explica Gispert. Aquel terremoto supuso un grave revés para una población que, antes del seísmo, ya vivía sumida en la pobreza y en el analfabetismo. Sin embargo, aquella sacudida atrajo las miradas hacia un pueblo que un año después tiene la tarea de reconstruir un país prácticamente desde cero. Gispert es contundente: "Queremos poner al visitante en la piel del que sufrió la desgracia para enseñarle que en 34 segundos puede perderlo todo".