Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fundación Miró incorpora a su colección 17 cuadros del artista

Las obras sobre papel han sido cedidas por la familia del pintor al centro de arte que lleva su nombre en Barcelona

Diecisiete obras sobre papel de Joan Miró, creadas entre 1931 y 1953 y cedidas ahora en depósito por la familia del artista, se han incorporado a partir de hoy a la colección permanente de la Fundación Miró de Barcelona.

Esta incorporación coincide con la renovación de la presentación de la colección permanente, que, con ayuda del departamento de Cultura de la Generalitat, tiene como objetivo "acercar al público la figura de Miró", según ha explicado la directora del centro, Rosa María Malet.

A lo largo de los años, ha comentado Malet, el papel fue probablemente la materia que Miró utilizó de forma más viva y constante, y además se interesó por todo tipo de papel: de vidrio, cartón, de diario e incluso 'papeles encontrados' por el artista. La producción artística mironiana sobre este soporte se puede considerar, en palabras de Malet, de "innovadora y arriesgada".

De los 17 dibujos, destacan dos de 1937, uno depósito de Lola Fernández Jiménez y otro de Emili Fernández Miró, en los que, plantea como hipótesis probable Malet, "primero fue la mancha y después Miró acabó dándole la forma". La inmediatez necesaria en la realización de obras sobre papel permite al espectador conocer más de cerca la manera de trabajar del artista.

La colección permanente

La mayor parte de las obras depositadas por la familia Miró se exponen desde hoy en la sala octogonal de la Fundación, que con la nueva presentación de la colección recupera la forma original. La ayuda pública de la Generalitat ha permitido, según han detallado el conjero de Cultura, Joan Manuel Tresserras, y la propia Malet, incluir en las salas diversas mejoras técnicas, entre ellas un nuevo sistema de iluminación que mejora la visualización de las obras y ayuda a conservar las piezas expuestas.