Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece Queta Claver, una de las 'vedettes' más populares de los años 50

La actriz, considerada la sucesora de Celia Gámez, murió el pasado sábado en Madrid a causa de una dolencia coronaria

La actriz Queta Claver, que en los años 50 fue una de las vedettes más populares de la revista española y que fue considerada la sucesora de Celia Gámez, murió el pasado sábado en Madrid, a los 71 años de edad, según han informado hoy fuentes de La Casa del Actor.

Nacida en Valencia en junio de 1932, Enriqueta Claver Delás, verdadero nombre de la actriz, murió de una dolencia coronaria en el Hospital de Alcorcón, en donde estaba ingresada desde el miércoles, a causa de su delicado estado de salud, agravado por el consumo de tabaco. Claver, que vivía sola, recurrió a La Casa del Actor. La Fundación se hizo cargo de ella y logró su ingresó en el centro hospitalario de la periferia madrileña, donde falleció el sábado por la tarde. Su capilla ardiente ha quedado instalada a las 13.30 en el Tanatorio de Alcorcón, donde la actriz será incinerada mañana.

La Casa del Actor, que trabaja desde hace años para lograr la construcción de un centro que acoja a actores y actrices ya retirados y con una situación económica precaria, quiere que las cenizas de Queta Claver sean llevadas a su ciudad natal, Valencia, para allí ser esparcidas en aguas del Mediterráneo. Hija de la actriz Enriqueta Delás, su pronta vocación por los escenarios la llevó a estudiar teatro, declamación y danza en el Conservatorio de Valencia, bajo la dirección de José Codoñer.

Una larga carrera en la escena

Queta Claver comenzó en el teatro como meritoria en la compañía de Rafael Rivelles, con la obra Un crimen vulgar, de Luca de Tena, estrenada en Valencia en 1950. Seguidamente fue contratada por la empresa del Teatro Martín de Madrid, como tercera vedette, para la revista Cinco minutos nada más. En A vivir del cuento, otra revista de éxito, Queta Claver asciende a segunda vedette, convirtiéndose en poco tiempo en la actriz de revista más popular de España, considerada la sucesora de Celia Gámez, con revistas de José Muñoz Román, como Ana María y La chacha, Rodríguez y su padre, entre otras, que superaron ambas las mil representaciones.

Más tarde dejó la revista para trabajar en el teatro, en comedias como Micaela, de Calvo Sotelo, y El nido ajeno, de Benavente, tras lo cual volvió a la revista con Zori-Santos. Tras esta etapa, formó compañía propia de comedias, y estrenó títulos como No lo cuente, por favor y La vil seducción. Queta Claver fue contratada en el Teatro Beatriz de Madrid para representar No somos ni Romeo ni Julieta, a la que siguieron obras que le reportaron algunos de sus más grandes éxitos profesionales, como La casa de las chivas y La noche de los cien pájaros, de Jaime Salom, obra esta última por la que obtuvo el Premio Foro, el Premio Nacional de Teatro y el popular del periódico Pueblo.

De esta época son sus trabajos en Las que tienen que alternar, Culpables y La playa vacía, también de Jaime Salom, de quien en 1980 estrenó El corto vuelo del gallo. Por su interpretación en El sueño de la razón, de Antonio Buero Vallejo, Queta Claver obtuvo la medalla de oro de Valladolid. Con la Compañía Tirso de Molina recorrió varias capitales europeas. En 1977 había protagonizado con Carlos Lemos La condecoración, de Lauro Olmo, estrenada en el Teatro Infanta Isabel de Madrid después de que la obra hubiese estado prohibida en España durante años. Trabajó también en televisión, en producciones de TVE como Juanita la larga o Norman. De su carrera en el cine destacan Los buenos días perdidos, El vikingo y La Corea. Con Berlanga rodó Grande nature y La hermana del cura, junto a Alfredo Landa, y con Miguel Picazo El hombre que supo amar.