_
_
_
_
_

La Fiscalía de Medio Ambiente insta a perseguir por la vía penal la muerte de aves en las pistas de pádel

Las colisiones de pájaros con las paredes acristaladas ligadas al auge de este deporte ponen en alerta a los grupos ecologistas

Aves Pistas Padel
Colocación de una red para evitar las colisiones con aves en las pistas de pádel de la Universidad Pablo de Olavide, en Sevilla.UPO

Las colisiones de aves con las paredes acristaladas de las pistas de pádel preocupan a organizaciones ecologistas y algunas administraciones después de que varias asociaciones conservacionistas hayan alertado del aumento de la mortalidad ligado al auge de este deporte. Las aves no son capaces de distinguir la superficie acristalada de estas pistas, colisionan y acaban muriendo. Varias denuncias han llegado en los últimos años hasta el ministerio público, que califica este tipo de acristalamientos como una “seria amenaza para las aves”. Hasta el punto que el responsable del área de medio ambiente de la Fiscalía General del Estado, Antonio Vercher, ha enviado un escrito a todos sus colegas de las fiscalías provinciales especializados en estos mismos temas en el que les propone que para hacer frente a este problema hagan uso de la última reforma del Código Penal, aprobada en marzo de este año, que amplía los supuestos de maltrato más allá de los animales domésticos. Esta reforma permite perseguir por la vía penal las agresiones cometidas a los vertebrados silvestres, como sería el caso de las aves que colisionan con las paredes de las pistas de pádel.

En el escrito, que fue enviado este lunes, Vercher señala directamente al nuevo artículo 340 bis, que contempla penas de entre seis y 18 meses de prisión para aquellos que maltraten a un “animal vertebrado” silvestre en el caso de que, además, le causen la muerte. Además, el fiscal coordinador incide en la importancia de que “las administraciones competentes procedan a impulsar cuantas medidas fuesen” necesarias para la “preservación de la fauna” y para “vitar o disminuir estas colisiones”, que se extienden a otro tipo de superficies con acristalamientos como edificios y pantallas acústicas. Hasta esta última reforma del Código Penal solo se podía actuar por la vía penal cuando se trataba de especies protegidas.

Aunque el fiscal coordinador de medio ambiente considera una amenaza seria para las aves estas superficies, reconoce la dificultad para conocer el alcance real de esta mortandad debido, entre otras razones, porque, según el escrito, “con frecuencia los restos son retirados por particulares encargados de las citadas instalaciones, por los servicios de limpieza o por los depredadores naturales”, como los gatos.

Un estornino muerto tras una colisión en una pista de pádel.
Un estornino muerto tras una colisión en una pista de pádel.SEO/BirdLife

Pero se estima que millones de aves mueren en el mundo por los impactos contra cristales y otras superficies invisibles para ellas, entre las que también están las pantallas acústicas en las carreteras o las barandillas, además de las mencionadas instalaciones deportivas y los edificios acristalados. “Las aves no ven el muro contra el que se dirigen, bien porque es transparente, algo que nos pasa a nosotros también, o porque es como un espejo que refleja el cielo circundante y la vegetación, y piensan: ‘ahí hay un árbol’”, explica Beatriz Sánchez, responsable del programa de biodiversidad urbana de la ONG de ornitología SEO/BirdLife.

Aunque en España no existen registros oficiales de estas muertes y es un fenómeno poco estudiado en Europa, SEO/BirdLife ha recopilado el número de aves que entran en los centros de recuperación de fauna de las comunidades autónomas por choques contra cristaleras: 1.002 entre 2008 y 2018. “Evidentemente, los ejemplares que se recogen y se trasladan suponen un pequeño porcentaje de los afectados, que no da la dimensión del problema”, plantea Sánchez.

La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscríbete a ella.
Suscríbete

En Estados Unidos, donde se reconoce como una de las principales causas de mortalidad, un estudio de 2014 del Servicio de Pesca y Vida Silvestre estimó que pierden la vida entre 365 millones y mil millones de aves por la colisión contra edificios. Según las estimaciones del Gobierno canadiense, allí mueren por el mismo motivo entre 16 y 42 millones. Datos que dan una dimensión del problema.

Las denuncias que recibe SEO/BirdLife apuntan a las paredes transparentes de las pistas de pádel como uno de los principales problemas en España, debido al auge experimentado por este deporte y el aumento de las instalaciones. Es fundamental elegir el lugar de construcción, porque muchas de las pistas que generan mortalidad están en la periferia de pequeños pueblos, cerca de un arroyo o un bosque, en zonas de abundante biodiversidad.

Un petirrojo muerto tras colisionar con una cristalera en Noja (Cantabria).
Un petirrojo muerto tras colisionar con una cristalera en Noja (Cantabria).UPO

En su escrito, Vercher repasa algunas de las iniciativas que han ido tomando algunas administraciones y organizaciones, como las tomadas por los gobiernos de Aragón, donde en 2019 se inició un proyecto para incluir protecciones en las pistas de pádel, o la Comunidad Valenciana. Aunque añade que “hasta el presente momento se ha podido constatar que la eficacia de las medidas para evitar estas colisiones es prácticamente nula”.

Posibles soluciones

Una de las posibles soluciones es la instalación de pegatinas, pero deben cubrir el cristal suficientemente. Porque “colocar adhesivos de rapaces para disuadir a las aves de que allí hay un depredador no sirve para nada si se dejan grandes huecos”, añade Sánchez. También existen tiras anticolisión, unas franjas verticales opacas que se colocan en los cristales, dejando una distancia entre ellas de menos de diez centímetros. “Es lo que llamamos la regla de la palma de la mano, que significa no dejar huecos mayores de ese tamaño”, aclara esta experta de SEO/BirdLife.

Uno de los remedios más interesantes, sencillos y baratos para las pistas de pádel, que no molesta a jugadores ni a espectadores y que aleja a las aves, es la colocación de redes alrededor de los muros transparentes. Los pájaros las ven, lo interpretan como un peligro y se alejan. Este sistema se ha probado en Valencia con éxito y en la Universidad Pablo Olavide en Sevilla, que cuenta con pistas de pádel en una zona de gran riqueza de aves, en las inmediaciones de una laguna. Se habían detectado allí ejemplares muertos de mirlo, golondrina, curruca capirotada, carricero común o martín pescador, entre otras especies. El sistema ha logrado que no se produzca ni una muerte más por colisión. En cuanto a las infraestructuras y edificios de nueva creación, la técnica de SEO/BirdLife aboga por “estudiar dónde se ubican y su orientación” como premisa para evitar las muertes. Además de añadir desde el principio las soluciones que existen, por ejemplo, ya hay cristales anticolisión en el mercado, que se fabrican con una trama interna que es visible para las aves e invisible para los humanos.

Puedes seguir a CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_