Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN i

Emergencias “anti-mentiras”

La izquierda española esté envalentonada en la práctica de faltar a la verdad como método político preferente

Rivas Vaciamadrid
Rivas Vaciamadrid

La izquierda socialista y comunista nos tiene acostumbrados últimamente a declarar todo tipo de emergencias; lo han convertido en una nueva forma de hacer política de brocha gorda. Hace unos días, el alcalde de Rivas Vaciamadrid, Pedro del Cura, publicó en EL PAÍS un artículo en el que afirmaba que los colegios e institutos de esa ciudad han colapsado y superan con creces el número de alumnado que debían albergar. Manipulando los periodos temporales, presentaba una falsa imagen de abandono afirmando que desde 2005 no se construye un instituto en esa ciudad y en los últimos ocho años solo un colegio. Concluía su alegato declarando la emergencia educativa.

La realidad es bien distinta: los centros educativos construidos por la Comunidad en Rivas en los últimos años han sido los colegios de Infantil y Primaria José Saramago, Dulce Chacón y José Hierro entre 2002 y 2004, Hans Christian Andersen (2005), el instituto Antares (2005), el CEIP José Iturzaeta (2008-2013), el colegio de educación especial María Isabel Zulueta (2010), el colegio de infantil y primaria La Luna (2017) y la ampliación del Instituto Profesor Julio Pérez (2018). Ahora en Rivas hay 15 colegios, 5 institutos, 2 colegios concertados y un colegio privado.

Esta es la seriedad de la emergencia educativa declarada por el alcalde. Comprendo que después de que el señor Ábalos mintiera una vez tras otra a los españoles, de forma absolutamente burda y descarada, y que siga en su puesto de ministro tan campante y afirmando que “él ha venido para quedarse”, la izquierda española esté envalentonada en la práctica de faltar a la verdad como método político preferente. Por esto creo que es el momento de declarar la “emergencia anti-mentiras”.

El alcalde de Rivas tendría que explicar bien a sus vecinos por qué, en medio de la emergencia educativa, se niega a ceder una parcela para construir un centro concertado adicional en esa ciudad. Sus motivos son claros: sectarismo en estado puro incumpliendo el artículo 27.3 de la Constitución. Hablando ahora de realidades, es cierto que Rivas Vaciamadrid es una ciudad que ha crecido y que sigue aumentando su población y, por eso, además de esta serie de infraestructuras educativas que he citado antes, vamos a ampliar el CEIP la Luna en los próximos meses y, también, tenemos programado un nuevo colegio y un instituto públicos, que se irán construyendo en función de las necesidades de escolarización. Esta será la única razón para que la Consejería de Educación y Juventud construya centros educativos, siempre asesorada por los Ayuntamientos y la comunidad educativa, pero nunca cediendo a los chantajes o a las declaraciones de falsas emergencias.

Enrique Ossorio es el consejero de Educación y Juventud de la Comunidad de Madrid.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información