Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reforma de Via Laietana elimina los carriles de subida de coches

La obra acabará antes de 2023 y costará 34 millones de euros

Imagen virtual del proyecto de reforma de la Vía Laietana.
Imagen virtual del proyecto de reforma de la Vía Laietana.

El gobierno de Ada Colau presentó ayer el proyecto de reforma de la futura Via Laietana. Por un lado, la renovación convertirá en peatonal la calle de las Jonqueres. El Consistorio prevé ampliar las aceras del paseo. De bajada, habrá dos carriles: uno para el bus y otro para los vehículos privados y bicicletas por el que no se podrá circular a más de 30 kilómetros por hora. De subida, se prohibirá el acceso a los coches particulares y se instalará un carril bus y otro de bicis.

La teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad, Janet Sanz, anunció que después de tras trabajar los diferentes escenarios de distribución del espacio que surgieron en los proyectos participativos de Via Laietana se ha optado por una solución intermedia.

Las obras comenzarán en el último trimestre de 2021 y finalizarán antes de que se acabe el mandato municipal en 2023. La previsión es que la inversión tenga un coste de 34 millones de euros.
La Via Laietana tiene una superficie de 42.000 metros cuadrados y una longitud de 1.090 metros. “Las aceras crecerán de los 2,5 metros actuales hasta 4,15. En la calzada dejaremos atrás el modelo actual centrado, casi en exclusiva, en la movilidad privada. De bajada, habrá un carril para autobuses y taxis y otro limitado a 30 kilómetros hora y de subida solo habrá un carril por donde circulen autobuses, taxis y en algún momento también coches de residentes. Igualmente habrá un carril bici de subida”, resaltó Sanz.

Según los datos de los que dispone el Ayuntamiento, actualmente circulan por la Via Laietana una media de 47.400 vehículos, de los que 28.700 lo hacen de bajada. Según los mismos estudios, los coches que suben ahora por la calle se trasladarán ahora hasta el paseo de Picasso para acceder al centro de la ciudad.

Otra de las novedades es la creación de espacios verdes en el cruce de Via Laietana con la calle de Jonqueres; también en las plazas Antoni Maura, del Àngel y Antonio López.

El concejal de Ciutat Vella, Jordi Rabassa, aseguró ayer que durante la reforma se aprovechará para pacificar, entre otras, las calles Àngel Baixeras y de la Fusteria.

“Los nuevos puntos verdes dialogarán con otros espacios que ya hacen la función de lugares de encuentro como la plaza de Ramon Berenguer el Gran, que también verán mejorado su acceso con la renovación de aceras y espacio inmediato”, destacó Rabassa.

Sanz resaltó que el proyecto de reforma de la Via Laietana también prevé la renovación y mejora de las redes y los servicios urbanos que hay en el subsuelo de la calle. Entre ellas, se renovarán las instalaciones de agua, luz, comunicaciones e iluminación pública entre otras.

“Via Laietana dejará de ser una autopista urbana y el paseo angustiante que es ahora”, señaló Sanz. Rabassa, por su parte, añadió que el Ayuntamiento de Barcelona está negociando con el Gobierno un nuevo emplazamiento para la Jefatura Superior de Policía, situada en el 43 de Via Laietana, tal como pactaron ambas administraciones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >