Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONCESTO OPINIÓN i

La estirpe de Mirotic

Los emblemáticos jugadores que han defendido la camiseta del Barça, desde Buscató a Navarro pasando por Epi, transmiten un ADN que enriquece al actual equipo de Pesic y la estrella llegada desde la NBA

Epi habla con Bartomeu, junto a Dueñas, en la presentación del libro Força, Cor, Barça. Ampliar foto
Epi habla con Bartomeu, junto a Dueñas, en la presentación del libro Força, Cor, Barça.

El Palau Blaugrana, más allá de una victoria, una derrota, un título más o menos, vuelve a vibrar esta temporada como hacía tiempo que no se veía. La directiva, con el presidente Josep Maria Bartomeu tomando personalmente el mando de las operaciones, Nacho Rodríguez desde los despachos y Svetislav Pesic desde el banquillo, ha conformado una plantilla fastuosa.

La voluntad de recuperar las constantes que marcaron la competitividad y el carácter que distinguieron al equipo durante la era de Xavi Pascual, hasta 2014, naufragó repetidas ocasiones a causa de una serie de bandazos en la gestión y fichajes que no ofrecieron las prestaciones deseadas. Con el agravante del final de etapa de una leyenda como Juan Carlos Navarro. El equipo ya mostró indicios de mejora desde que llegó Pesic hace dos años. Pero se necesitaba algo más para que volviera a luchar en pie de igualdad con el Real Madrid y los más grandes de Europa.

El inesperado fichaje de Nikola Mirotic, del que nadie sospechaba que estuviera por la labor de abandona la NBA, supuso mucho más que un golpe de efecto. Era el golpe de audacia que precisaba la sección azulgrana. Las incorporaciones de Higgins y Davies completaron una nómina de lujo, a la que, debido a las lesiones, se añadió un Delaney del que pocos esperaban el notable rendimiento que está ofreciendo. La afición del Palau vuelve a apreciar que su equipo es competitivo, pero también que posee carácter, un estilo reconocible pese a los vaivenes en muchos partidos y a las dificultades que se le presentan, sea por propios errores, por las lesiones o, simplemente, por los méritos de sus rivales.

Curiosamente, el resurgimiento del Barça coincide con una temporada en que no cuenta con ningún jugador de la cantera en su extensa plantilla de 15. Pesic ha contado ocasionalmente con el argentino Bolmaro, base del filial. Pero no parece que por ahora vaya a tener continuidad. El dato es significativo, pero coexiste con la palpable identificación que casi todos los jugadores, algunos con trayectorias tan largas en el club que ya baten plusmarcas, como es el caso de Tomic, y otros que han enraizado perfectamente en el Palau, caso de Abrines, Claver, Heurtel, Oriola y que conforman el núcleo del vestuario.

La llegada de Mirotic, sus declaraciones de principios –“quiero marcar una época en el Barça”-, y su rendimiento en todos los partidos y especialmente en los de máxima exigencia, incluidos los del Real Madrid, ha propiciado que rebroten las expectativas en la grada y en los despachos del Palau. En esa misma cancha juegan también a veces unos veteranos, los de la Associació presidida por Pedro Ansa, que conforman un ADN del que también es privilegiado heredero el equipo de Pesic. Esos veteranos acaban de celebrar los 92 años de existencia del equipo. Y a propósito, y gracias al tesón y profesionalidad de un periodista como Manel Moreno, al que tanto debemos cuantos seguimos en nómina en la profesión, se ha publicado el libro ‘Força, Cor, Barça’, en el que se desentrañan los orígenes y avatares de una historia apasionante.

“Pensaba que, después de 40 años en el periodismo, ya lo sabía todo sobre el Barça. Pero descubrí que había muchas historias que desconocía y que son más importantes que ganar una Liga o una Copa. Lo importante son las personas que han dejado huella y legado y que sirven para conocer el Barça y su filosofía”. Tras las frases de Manel Moreno, los aplausos de Navarro, Epi, Dueñas, Buscató… de todos cuantos han formado parte de los 92 años de historia del equipo refrendan la vigencia y el extraordinario valor de ese legado para ese equipo de nuestros días, el de Pesic y Mirotic, el que mira a las últimas cimas azulgrana, la Liga en 2014 y la Euroliga en 2010.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >