Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Sagrada Familia echa al ‘cau’ que tiene el local en su recinto

El local del ‘agrupament’ se convertirá un museo sobre el arquitecto Antoni Gaudí

Monitores del 'agrupament escolta' Antoni Gaudí, ante la Sagrada Familia.
Monitores del 'agrupament escolta' Antoni Gaudí, ante la Sagrada Familia.

Después de 64 años educando en los valores del escultismo, el agrupament escolta Antoni Gaudí de Barcelona tiene que abandonar su local a los pies de la Sagrada Familia. En octubre pasado, miembros de la parroquia del recinto les avisaron de que a finales de este curso ya no podrán seguir allí porque con la ampliación de la basílica tendrán que derrumbar el edificio. Está previsto que el espacio, dentro del recinto del templo y en la esquina entre las calles de Sardenya y Provença, se convierta en un museo sobre Antoni Gaudí. Fuentes del patronato del templo responden que darán su versión la próxima semana.

Como el resto de visitantes del templo, los niños y jóvenes del cau tienen que pasar cada sábado por los controles de seguridad para hacer sus actividades en el local. Pero esto podría cambiar después del verano. En 2018, coincidiendo con la jubilación del mosén Lluís Bonet, les notificaron por primera vez que tendrían que dejar el local definitivamente. No concretaron la fecha.

Y desde el aviso de octubre han intentado consensuar una alternativa con el patronato, “pero nunca han propuesto ninguna solución”, asegura un portavoz de la entidad. El próximo 1 de septiembre está previsto que empiecen las demoliciones del local para construir en su lugar un centro dedicado a Gaudí y un espacio público.

Los monitores del cau Antoni Gaudí no entienden porque les dan un ultimátum con tan poca antelación, sabiendo que no tienen ningún otro lugar donde ir en un barrio donde los precios del mercado inmobiliario están imposibles. Para denunciarlo han convocado una manifestación el próximo 8 de febrero frente a la basílica. De momento, el Ayuntamiento de Barcelona les ha asegurado un espacio en la Fábrica del Azúcar, un equipamiento municipal situado cerca de Glòries que entrará en funcionamiento dentro de tres años. El cau ha aceptado, pero los monitores preferirían estar más cerca.

“Sabemos que hay otras soluciones, el templo tiene recursos y herramientas para conseguirlo”, reclama el portavoz, y señala el solar de Aigües de Barcelona que la basílica compró hace tres meses, como una posible opción temporal para ellos.

Los caps del Antoni Gaudí aseguran que desde 1956 el agrupament ha tenido muy buena relación con la Sagrada Familia. Aunque ahora la entidad juvenil es laica y forma parte de la federación Escoltes Catalans, sus inicios fueron católicos. Desde la entidad, dicen que el hecho de no compartir tantos vínculos como en el pasado con la parroquia es otro de los argumentos del patronato para defender su posición.

La federación Escoltes Catalans, así como otras entidades de educación no formal, han mostrado su apoyo al grupo scout y se han ofrecido a ayudarles en la medida de lo posible. Por el momento, la única opción para AE. Antoni Gaudí es la Fábrica del Sucre y siguen buscando un espacio provisional en el barrio de la Sagrada Familia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis. Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público

Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros).

Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Más información