Racismo

La Generalitat expedienta en Girona a un Pans & Company por negar la entrada a un grupo de marroquíes

El consejero de Asuntos Sociales califica los hechos de "racismo", mientras la empresa abre una investigación interna

Local de Pans & Company en la estación del AVE de Girona.FOTO: TONI FERRAGUT (atlas)

La Generalitat de Cataluña ha comunicado este martes que ha abierto un expediente informativo a la cadena de restaurantes Pans & Company por negar la entrada y el servicio a un grupo de tres jóvenes de origen marroquí que quería tomar café en una franquicia de esta marca ubicada en la estación de tren de alta velocidad de Girona. La entidad Espai Antiracista de esta ciudad ha denunciado los hechos en las redes sociales mediante un vídeo grabado por los propios jóvenes, en el que una empleada les explica que su superior los ha visto por las cámaras y ha avisado para que no se les preste el servicio. Pans & Company ha negado en un comunicado que se haya discriminado a clientes por su origen o raza, aunque abrirá una investigación interna.

El vídeo difundido por Espai Antiracista, una asociación de Girona y Salt —ciudad que colinda con la primera y que tiene un alto porcentaje de población de origen inmigrante— hace referencia a unos hechos ocurridos en la tarde del lunes. En las imágenes, grabadas por uno de los jóvenes, se ve a una empleada del restaurante Pans & Company de la estación de tren explicando a los clientes, de 18 y 19 años, por qué no les deja entrar en el local ni servirles café. “Pero este café lo puede beber todo el mundo”, dice uno de los jóvenes, a lo que la empleada responde “mi jefe tiene unas cámaras aquí y aquí y dice este, este, este y este no entran en mi local, y no entran”.

Ante esta negativa, uno de ellos le dice: “Es la primera vez que vengo aquí, soy de Manresa”, pero no consigue convencer a la empleada, que asegura que su jefe le ha indicado que “hay una serie de personas que no entran”. “No te voy a servir café porque mi jefe no quiere”, termina.

El portavoz de Espai Antiracista, Mustafa Shaimi, explica que dos de los jóvenes forman parte de la entidad avisaron a la entidad ante la negativa del restaurante a servirles. Shaimi se acercó al lugar y pidió una hoja de reclamaciones, a lo que la empleada se negó. "Ella estaba superada por la situación, pero la orden que tenía era discriminatoria y racista", explica Shaimi. El activista llamó entonces a los Mossos d'Esquadra, pero, según relata, los Mossos no vieron la necesidad de levantar acta sobre estos hechos. Finalmente, la empleada accedió a entregar una hoja de reclamaciones, con la que los jóvenes denunciaran los hechos ante la Agencia de Consumo de la Generalitat. "Miraremos si podemos hacer algo más, porque esto puede ser un delito de odio", resume Shaimi, que recuerda que hechos como estos son "la norma en Girona, ocurre muy a menudo".  

En un comunicado, Pans & Company asegura que “recientemente se han producido algunos incidentes en el establecimiento de personas que han manifestado comportamientos poco apropiados y algunas actitudes despectivas hacia trabajadores y clientes del local”, aunque no vincula a estos jóvenes en concreto con los incidentes. La empresa afirma que “en ningún caso” se ha discriminado la entrada de los jóvenes por su origen o raza, y recuerda que la compañía se basa en los valores de “la igualdad y el respeto”. El comunicado termina explicando que la cadena de restaurantes ha abierto una investigación interna para “averiguar lo que ha podido suceder y tomar las medidas que sean oportunas”. Pans & Company es una marca de la empresa Eat Out que hasta 2016 formaba parte del grupo Agroalimen, momento en el que la vendió al grupo portugués Ibersol.

Al conocer esta denuncia, la Generalitat ha decidido abrir un expediente a la empresa. En su cuenta de Twitter, el consejero de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia, Chakir El Homrani, ha calificado los hechos de “intolerables”: “No atender a un cliente por su origen se llama racismo”, ha afirmado.

Fuentes del departamento de Trabajo han indicado que el expediente se abre para recoger información y determinar la vía por la que se sancionará a la empresa. “Lo que muestra el vídeo justifica la apertura inmediata del expediente”, señalan desde el departamento.

El precedente del McDonald’s de Melilla

Los hechos que investiga la Generalitat por “actitudes racistas” tienen un precedente en Melilla. Una trabajadora social de Médicos del Mundo denunció, el pasado mes de noviembre, que un establecimiento de McDonald’s de esta ciudad autónoma había negado la entrada a tres menores extranjeros no acompañados, a los que expulsaron por considerarlos “delincuentes”. Lo denunció la activista de Médicos del Mundo Nur Houda, que difundió los hechos en un mensaje de voz por Whatsapp que se hizo viral. La cadena de restaurantes de comida rápida manifestó entonces su compromiso “contra la desigualdad y la exclusión” y condenó cualquier actitud racista, pero no aclaró si iba a tomar medidas.

Fe de errores

En una primera edición de esta noticia se afirmaba por error que los jóvenes discriminados eran negros en lugar de marroquíes

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50