Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco años de prisión por tráfico de drogas para el informático conocido por ser beneficiado por contratos de Laura Borràs

En un registro en casa de Isaías Herrero, los Mossos localizaron billetes falsos, marihuana, droga sintética y heroína, con las que traficaba, según admitió el acusado

Un juicio en la Audiencia de Barcelona, en una imagen de archivo.
Un juicio en la Audiencia de Barcelona, en una imagen de archivo.

La Audiencia de Barcelona ha condenado a cinco años de cárcel por tráfico de drogas y falsificación de moneda a Isaías Herrero, a quien supuestamente la diputada de JxCat Laura Borràs adjudicó arbitrariamente 18 contratos informáticos por casi 260.000 euros en su etapa en la Institución de las Letras Catalanas. En una sentencia, adelantada por El Periódico, la sección tercera de la Audiencia de Barcelona ratifica el acuerdo de conformidad alcanzado por Herrero y la Fiscalía, por el que el acusado acepta una condena de tres años de cárcel por un delito contra la salud pública, con la atenuante de drogadicción, y otra de dos años por falsificación de moneda.

La causa por la que Isaías Herrero ha sido condenado ahora se inició al descubrirse que, junto a otra persona, a quien la Audiencia le ha impuesto una pena de dos años de prisión, recibían billetes de 50 euros fraudulentos de un país extranjero y de un autor no identificado a través de un apartado de correos, para colocarlos en el mercado. En un registro en casa de Isaías Herrero, los Mossos d'Esquadra localizaron nueve billetes de 50 euros falsos así como marihuana, droga sintética y heroína, con las que traficaba para lucrarse, según reconoció el propio implicado en su acuerdo con la Fiscalía. Además, el acusado, que no tenía antecedentes penales, manipuló el contador de la luz de la vivienda de Vacarisses (Barcelona) que tenía alquilada, para no tener que pagar la energía eléctrica.

El Tribunal Supremo está pendiente de decidir si investiga a Laura Borràs -como le han solicitado la Fiscalía y la juez de Barcelona que llevó el caso hasta que la exconsellera de Cultura fue elegida diputada en el Congreso- por prevaricación, malversación, fraude y falsedad documental, por "abusar" supuestamente de su cargo en la ILC para adjudicar de forma "arbitraria" 18 contratos a su amigo. En una conversación intervenida en noviembre de 2017, Isaías Herrero mostraba a un colaborador su preocupación de que, una vez que Borràs abandonara el ILC, se creara una "comisión económica que comenzara a mirar, pues bueno, todos los gastos y comenzaran a salir marrones".

"Porque yo tengo una de marrones, buff (...). Hombre claro, pero yo con la Borràs, con la jefa, yo facturo con la Cooperativa, y facturo unos trapis por allí", insistía Isaías Herrero, que reconocía: "lo jodido es si la Borràs deja de ser directora". Según la juez de Barcelona, durante su mandato al frente de la ILC, entre 2013 y 2017, Borràs, "abusando" de sus funciones como directora de este organismo público, y "contraviniendo" los principios de "imparcialidad y objetividad" que debía respetar como órgano de contratación, adjudicó de manera "arbitraria" todos los contratos de programación informática relativos a la web de la Institución a Isaías Herrero.

La juez concluyó que Borràs actuó de acuerdo con su amigo para defraudar a la ILC mediante el "fraccionamiento ilegal de los mismos" y la "falsificación" de los presupuestos presentados en cada uno de los expedientes, "simulando la participación de terceras personas independientes".

Todo ello, con la "finalidad última" de beneficiar los intereses de Isaías Herrero y causando con ello un "claro perjuicio" a las arcas públicas, pese a que la exconsellera era conocedora de la prohibición legal de fraccionar en varios contratos un mismo objeto contractual.

En el sumario de esta causa constan una serie de correos electrónicos que Borràs intercambió en 2013 con su amigo informático, en que ella le advertía: "el presupuesto tiene que quedar detallado como si fueran profesionales independientes para los totales que no pueden superar, como ya sabes, los 18.000 euros. Si ven que lo que se ha hecho es fraccionar un encargo completo en diversos paquetes es cuando piensan que ha habido una infracción. La cuestión es fraccionar". Además, en otro correo que Borràs envió a su amigo, en este caso en 2015, la exconsellera dejaba claro que tenía que haber tres presupuestos para cada proyecto y le pedía que no sufriera porque el dinero lo tenía "reservado" y era "para esto".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información